Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 9:33-37

Lectura del Santo
Evangelio según
San Marcos 9:33-37

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutían por el camino?”. Pero ellos se quedaron callados, porque en el camino habían discutido sobre quién de ellos era el más importante. Entonces Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.
Después tomando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que reciba en mi nombre a uno de estos niños, a mí me recibe. Y el que me reciba a mí, no me recibe a mí, sino a aquel que me ha enviado”.
Palabra del Señor.

Nuestro mundo enseña que los hombres tienen que poseer dinero o poder para llegar a ser algo en la vida. Lo cierto es que con ello solo han logrado vaciar el corazón del hombre, lo han hecho parte de una maquinaria para hacer dinero que ha despersonalizado a nuestros jóvenes. Tenemos una sociedad que poco a poco a perdido valores de vida, ha perdido los ideales de honestidad, solidaridad, amor, pureza, y se ha visto desvalorizado.
Jesús quiere dar una palabra a sus discípulos diciéndoles dónde se encuentra el verdadero valor de un hombre, un hombre vale más en la medida que sirve más a los demás, que busca ayudar al pobre a salir de su pobreza, que sabe invertir su tiempo sirviendo al más indefenso y enfermo de la casa, que está dispuesto a dar de su vida para acompañar a la abuelita en su soledad, que no exige en casa que lo atiendan sino que busca servir a todos los que viven con él.
El hombre más valioso es aquel que se hace el servidor de todos los que viven y laboran con él, que ha ido cerrando las puertas al egoísmo y a la pereza y ha empezado a luchar porque los que conviven con él puedan tener una vida mejor. Jesús ha dado a los cristianos la misión de hacer presente su amor en todos los ámbitos donde nos encontremos. Tal como lo hizo Jesús en su tiempo, hoy te corresponde a ti ser el servidor de los demás. ¿Quieres ser feliz y sentirte realizado?. Jesús te ha marcado hoy el camino, síguelo.