‘Familias deben inculcar valores’

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Las estrategias de seguridad no están resolviendo el problema de raíz, por lo que se deben inculcar valores en la familia y no ser tan permisivos con los niños y jóvenes, expuso la socióloga y doctora en Educación, Araceli Mata Contreras, que ante el problema de los feminicidios explicó cómo se forma una persona que comete este tipo de delitos.
Mata Contreras consideró que se deben frenar los asesinatos de mujeres por su condición de género, por lo que señaló que uno de los factores que originan las intenciones feminicidas es cuando en la familia no se inculcan los valores.
“Tenemos muchos padres permisivos que ocasionan que los niños y los jóvenes que vayan creciendo con ciertos trastornos y que en una edad adulta o temprana lleguen a cometer asesinatos hacia las mujeres. Creo que la parte responsable del gobierno es que no hay un sistema de justicia correcto, no hay un sistema justo y que no se están implementando ciertas políticas que contribuyan a que realmente disminuya el problema”.
La también maestra en estudios humanísticos, recalcó que las autoridades deben atender políticas familiares para que los miembros de los hogares retomen su rumbo de educación y formación a los niños y jóvenes.
“El que digan que se va a aumentar un número mayor de elementos de seguridad, más policías, penas más fuertes para la gente que asesina no es la solución. Desde enfoque de la neuroeducación puedo decir que existen muchos trastornos en niños que no son atendidos y que ha aumentado la cifra de niños con hiperactividad y déficit de atención y estos se tienen que atender a través de un trabajo interdisciplinario”.

‘No es asunto
de partidos’
En tanto, la antropóloga Julia Tepetla Montes lamentó que el movimiento nacional de mujeres se esté politizado por grupos que desean “colgarse”.
Refirió que hay que tener cuidado en quienes son realmente feministas a través de las reivindicaciones y diferenciarlos de quiénes se están “montando” de un movimiento que incluso son ajenos.
“Lo que no podemos hacer es cerrar los ojos ante este momento de violencia que es necesario revertir y que esto se revierte desde abajo, con la participación ciudadana”.