Biomagnetismo, salud con imanes

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Los seres humanos cada día se esfuerzan más para mantener y disfrutar de una mejorar calidad de vida, la salud de las personas es una prioridad y por ello les comparto una opción que va más allá de la medicina tradicional: El Biomagnetismo. El uso de imanes es muy antiguo, se remonta a más de tres mil 500 años en plena edad del hierro, en el antiguo Egipto, China e India. Desde entonces se sabe que los imanes son capaces de restablecer el equilibrio y contribuir a la salud del cuerpo humano.
Los beneficios de esta terapia alternativa se basan en los impulsos electromagnéticos del cuerpo, implica la colocación precisa y correcta (polaridad norte/sur) de imanes especiales de alta intensidad de campo sobre áreas muy específicas del cuerpo, para apoyar la regulación del pH en estas áreas. Al mantener un pH adecuado, la homeostasis puede restablecerse para que el cuerpo pueda curarse o buscar un equilibrio.
Mediante esta técnica o terapia alternativa, se pretende tratar todo tipo de dolencias de distinto origen, logrando el equilibrio bioenergético, en este sentido, el biomagnetismo estudia, detecta, clasifica, mide y permite la corrección de los desequilibrios de pH en organismos vivos. Se considera que los desequilibrios de pH pueden acumularse y combinarse para permitir el desarrollo de síntomas, síndromes y otras afecciones de salud en nuestro cuerpo. Al restablecer el equilibrio del pH natural del cuerpo reacciona para generar bienestar   diferentes renovadas defensas naturales y así, mantener bajo control a diferentes microorganismos, como virus, hongos y bacterias.
El doctor mexicano Isaac Goiz, menciona que es posible recuperar estados metabólicos saludables mediante el uso de campos biomagnéticos de intensidad media, producidos por imanes de 1,000 a 4,000 de Gauss, que no es más que la unidad que se utiliza para medir la fuerza de un campo magnético, aplicados en pares en partes específicas del cuerpo llamadas Pares Biomagnéticos.
Este enfoque es un tipo de biorretroalimentación, en la cual los pares biomagnéticos se complementan entre sí, logrando un equilibrio u homeostasis, ayudando a acelerar los procesos curativos; su principio fundamental apunta a apoyar y fortalecer los procesos naturales de curación.
Ahora bien, científicamente no se han encontrado estudios que demuestre que campos magnéticos aplicados al cuerpo humano generen alguna respuesta inmunológica para curar todo tipo de enfermedades o dolencias graves como en el caso de cáncer o SIDA, aunque si bien es cierto, tampoco es perjudicial para el organismo humano, al contrario, las personas sienten un elevado bienestar físico y emocional, es indispensable NO sustituir la medicina clínica, ya que podría ocasionar problemas graves de salud. Los especialistas en este campo aseguran que no se contrapone con ningún otro método terapéutico y puede utilizarse en forma conjunta. Ya que actúa restableciendo la salud al equilibrar el pH de los órganos internos.