Publican libro post mortem del maestro Emilio Fernández

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Ciudad Mendoza.- “Cuentos y Recuerdos” es un libro post mortem del legendario maestro y director de la Escuela Secundaria Esfuerzo Obrero (ESEO), Emilio Fernández Contreras.
El escritor del prólogo, Victor Manuel Cisneros, quien es yerno del profesor, informó que el libro es una recopilación de 27 cuentos y relatos del profesor.
La edición del libro corrió a cargo del mendocino, Luis Reyes Larios; es un tributó a la aportación en la educación que dio a Ciudad Mendoza el docente originario de Cañada Morelos, Puebla.
Explicó que aquí se desempeño como director de la ESEO, donde fue promotor de la educación, “Fiel a la causa, forjador de grandes generaciones de estudiantes, hombres y mujeres, sobre todo de destacados oradores”.
“Algunos de los personajes protagonistas en estas historias, fueron ampliamente conocidos tanto en Tehuacán, tierra de su infancia y primera juventud, como en Santa Rosa, hoy Ciudad Mendoza, su muy querida tierra adoptiva”, escribe el editor en la contraportada del libro.
El editor del libro, Luis Reyes Larios, agradeció a los familiares de Don Emilio, el permitir la edición de la obra, e hizo algunas remembranzas del autor, mencionó que gracias a las constantes reuniones de egresados, surgió la idea de editar los apuntes que tenía la familia del extinto maestro.
Los 27 cuentos de que consta la obra, explicó Luis Reyes, evocan hechos históricos como la Revolución Mexicana, la Guerra Cristera, la conformación del sindicalismo y centrales obreras que influyeron en el devenir del país.
“Es fácil intuir en esos escritos, el celo del maestro Emilio por la educación de excelencia, la lucha por acabar con el analfabetismo, más la encarnación y difusión de la cultura en un país urgido por salir de la ignorancia, la desigualdad y la pobreza”, manifestó.
“Don Emilio que la solución es la educación; se encuentra tierra fértil en Santa Rosa, donde los líderes obreros apuestan todo a la educación, pero no con ideas limitadas; nuestros fundadores de Ciudad Mendoza pensaban en grande, no se andaban por las ramas cuando brotó la idea de hacer una escuela como la Esfuerzo Obrero”.