El rey ha muerto

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

El fatal microbio de la campeonitis aguda, ya hizo blanco en uno de los reyes mas pobres que ha producido el fútbol mexicano rentado en sus últimos años, en ese equipo del Monterrey, que parece que dejo todo en la acción del ultimo campeonato mundial de clubes, en donde logro una actuación de mucho mérito ante el Liverpool, y luego con el trébol de las cuatro hojas logro coronarse campeón de Liga, haciendo solo lo justo y necesario detrás de errores colosales de zagueros, aún sin nombre colosal del equipo del América, dejando todo tirado, méritos, atributos y sobre todo profesionalismo, ya habiendo pasado el camión de la basura por ese su cetro, cuando el cuadro norteño realmente era el máximo intocable del propio balompié azteca rentado.
Y hasta eso en su última actuación los pupilos de Mohamed no jugaron del todo mal, encontrándose quién lo diría, con la mejor actuación del aporreado Paco Memo Ochoa que revivió sus mejores épocas de gloria, mas o menos cuando abordo el jet que lo llevo a jugar en Europa, más la enésima derrota llego dentro de ese extraño y patético récord que ha acumulado, de campeón alabado, hasta estar ubicado en el ultimo lugar de la clasificación general con apenas tres puntos en su haber.
Las razones sobran sin encontrar ningún tipo de excusa, a lo nulo que esta produciendo el último rey del futbol mexicano profesional, sumido en una cómoda hamaca, y todavía soñando con aquel fin de año colosal, en donde todo lo que tocaba casi lo convertía en oro.
Ademas de que el futbol rentado norteño anda de malas por todas partes, porque también en la esquina de los ahora desdentados Tigres, todo el mundo le pega, creyéndose que se adelanto demasiado el hecho de que el mejor fútbol profesional mexicano estaba por los rumbos del Cerro de la Silla, y por la zona del mítico volcán de San Nicolás de los Garzas.
Cumplidas ya siete fechas del Torneo de Clausura 2020, poco a poco acercándose a la mitad del evento, bien se podría adelantar el hecho de que el conjunto del Monterrey ya dejo la corona para cuadros ambiciosos, por lo cual aquella frase que remarca las coronaciones de los diversos equipos en el balompié azteca, habría que cambiarla, sin decir, Monterrey Campeón, que viva el rey, por aquello de favor de conseguirle el mejor despertador de la creación a tan dormido equipo.
¡Despierten al campeón!
Nunca antes se había vivido una campeonitis aguda de ese modo en el fútbol mexicano rentado.
Nuevo récord norteño. Para su desdicha, hoy su corona es de simple papel higiénico.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz