Llorar, reír, amar

Talavera Serdán

A MI TÍA CLAUDINA le gritaban en la calle -ella, acostumbrada, como si nada- “¡Rarotonga!”, tributo a su cuerpo estatuario, moreno y peinado Afro, y reconocimiento a la creadora de una vida de historias que marcaron al menos cuatro décadas de literatura popular, poblada de seres fuera de lo ordinario, que causaban en el lector emociones íntimas y se convertían en el despepitadero de la cuadra de Emparan -casa de mis abuelos–, entre Hidalgo y Bravo, en el Centro Histórico del puerto de Veracruz.
Mi abuela Maruca, atrapada por los cuentos bien narrados y voluptuosamente dibujados, cuidaba que mi abuelo Carlos no la cachara (él, como a mi abue, no nos permitía tener en casa el “Lágrimas y risas”, entonces lo máximo en revistas “del corazón”, aunque a esa edad tierna, 8 ó 9, yo prefería, hágame favor, a “La pequeña Lulú” y a “Superman”, ¿que pex conmigo?). Mi abue las compraba a escondidas.
Más tarde desarrollé gusto por las revistas de cine, y el medio mismo. Hasta viajé a México para conocer al editor de “Cinemanía”, un chavo excéntrico llamado Raúl Velasco.
HABÍA CIERTO innegable placer culposo en ello, y mi adorada abue se las ingeniaba no sé cómo, para que don Carlos Serdán no nos atrapara en nuestra adicción “literaria.” Con el tiempo, y tras caer bajo el encanto de Memín Pinguín (de “pingo”, no pinguino, aún siendo negro y chaparrito) y su “amá chulapona”, con piernas en que cabría dos veces el negrito imán para los líos, tuve otro héroe de la ficción.
YOLANDA VARGAS DULCHÉ (de la Parra)(Villahermosa, Tab., julio 18, 1925- + Ciudad de México. agosto 8, 1999), que quizá no tenía idea de la influencia que marcaban sus narraciones, es la historietista más famosa de la historia, llamada “Reina de las historietas”, con más de 60 historias que surgen casi espontáneamente de “Lágrimas, risas y amor”, después muchas adaptadas para TV y cine, que eran y son aún, filón de oro. Ella dijo una vez que en sus narraciones el personaje principal era el destino. Ninguno demasiado bueno, ni malo, aunque una de sus creaciones de nombre “Rubí”, es la encarnación de la codicia, impulsada por su complejo de ser de estrato social medio-bajo. De hecho, las tramas de Mrs. Dulché son un tratado de sicología doméstica. (“Rubí” lleva en TV al menos cuatro rencarnaciones, una en cine).
Característica en sus novelas es que no existe un villano definido; hay momentos en que alguien juega el rol, y en otras éste toca a alguien más (Rubi es una jija de la guayaba, y ni trata de ocultarlo).
Yolanda y su hermana Elba crecieron pobres, pasando por varias escuelas, donde se rodea de tantos niños, que se convierten modelo para sus historias. Yolanda y Elba, de muy buena voz, forman con éxito en la “W” el dueto“Rubia y Morena”; pero aún no alcanza de dinero, y Yola toma chamba con el famoso coronel y empresario periodístico José García Valseca (Gabriel Vargas, de fama “Familia Burrón” es su colega).
En 1945, nace Memín Pinguíntras un viaje aCuba, cuyo nombre lo inspira su novio, Memo de la Parra, y un niño de color que conoce en un viaje al caribe. De la historieta surgen 372 capítulos, reeditados en 1952, 1961 y 1988, a la que ya le tocó color.
Con de la Parra novió 5 años, que dieron cinco hijos y once nietos (el actor-compositor Mane de la Parray la vibrante directora internacionalAlondra de la Parra, son nietos). Ella y su marido fundan “Editorial Vid”, donde publican las obras de ambos, enLágrimas, Risas y Amor; también la cadena de hoteles Krystal (CDMX, Cancún, Ixtapa y Puerto Vallarta). Muere dejando inconclusa su novela autobiográfica“Aroma del tiempo”. Una hija, Emoé de la Parra, es actriz.
Por decenios fue la más leída de todos los escritores de México. En noviembre 24, 2012, se inaugura la expo-homenaje“Yolanda Vargas Dulché, Contadora de Historias” en el Museo de Arte Popular de quien fuera una de las pioneras de las historietas en México. Varios de sus hijos y nietos llevan el nombre de alguna de sus historias.

Obra
Rubí, Memín Pinguín, María Isabel, El Amor de María Isabel, Encrucijada, Vagabundo, Noche, Yesenia, Carne de Ébano, El pecado de Oyuki, Gabriel y Gabriela, Geisha: Amor en oriente, Emoé, El hijo de Emoé. Ladronzuela, Casandra, ¿Quién?, Umbral, Yama, El hijo de Yama, Entre rejas, Tengo que partir, El atardecer de Ana Luisa, La Solterona(teatro), Celos(teatro); como guionista, Cinco Rostros de Mujer,película ganadora del Ariel, 1948;
Rarotonga.

Adaptaciones de su obra:
Telenovelas
Rubí, la descarada(2004), María Isabel, si tú supieras(1997/98), por ella misma yRené Muñoz;
Alondra(1995), adaptada por ella misma (basada en Casandra); El pecado de Oyuki(1988), adaptada por ella;
Yesenia(1987), adaptada porLuis Reyes de la Maza; Gabriel y Gabriela(1982), adaptada por ella; Ladronzuela(1978); ¿Quién?(1973); El vagabundo(1971); Encrucijada(1970); Yesenia(1970); Rubí(1968); María Isabel(1966)

Cine
Rarotonga(1978), Yesenia(1971), Rubí(1969), El amor de María Isabel(1969), María Isabel(1968),
Zonga, el ángel diabólico(1958), Ladronzuela(1949), Zorina(1949), Cinco rostros de mujer, ganadora del premioAriel, mejor película (1947).
Algunas referencias sobre sus novelas: El pecado de Oyuki(1975), María Isabel, telenovela mexicana de 1966; María Isabel, película de 1967, con Silvia Pinal; María Isabel, telenovela mexicana de 1997.
Memín Pinguín, Rubí(1968), Yesenia(1970).

Premio TVyNovelas
1996, gana por “Alondra”, como mejor autora.
Nace en la Ciudad de México, y muere en su casa de la colonia Pedregal de San Ángel. Es una lástima que alguien que influyó en la vida de tantos, no haya recibido mayor reconocimiento ni en vida ni tras su muerte; pero sus briosos nietos Mane y Alendra se encargan solitos, aunque no lo destaquen, de pulir el brillo que su enorme abuela dejó.