Una familia para Guillermo

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

En abril del 2018 Guillermo, un chico de quince años de edad, fue captado por el DIF municipal cuando deambulaba en la calle vendiendo dulces. Sin embargo, su historia se remonta a cuando apenas tenía 10 años y era enviado a las calles para obtener dinero y ayudar a su mamá con sus cinco hermanos, vecinos de Orizaba.
De complexión delgada, un tanto tímido y de apariencia tranquila, el adolescente compartió con Diario El Mundo el cambio que ha tenido su vida después de haber sido uno de los beneficiados con la beca del programa “Que se cansen jugando, no trabajando”, promovida por el presidente del DIF municipal, Isaac Luz López.
“Ahorita me siento más bien porque tengo mi comida, mi casa y antes no era así mi vida. Me sentía solo pero ahorita ya no. Yo recomiendo que vengan al DIF, porque te ayudan a mejorar tu vida. Tengo mamá y hermanos pero me gusta mi nueva familia porque son buenas personas, pues me han apoyado”, expresó Guillermo, cuyo sueño es convertirse en ingeniero.
En entrevista, Jazmín, una mujer de 34 años, vecina de la Luz Francisco I. Madero, esposa y madre de tres hijos, una joven de 20, un chico de 15 y una niña de 11 años, señaló que conoció a Guillermo durante su recorrido diario para regalar comida (pan, café y tamales) a los niños en situación de calle, lo cual también cambió para ella, pues ahora regala pan desde su casa.
“Me avisaron que habían captado a Guillermo un sábado y él dijo que quería estar con nosotros. Tenía miedo al pensar qué le iban a hacer pero lo único que hicieron fue sacarlo de vender”, expresó.
Jazmín reveló que está en proceso de adoptar a Guillermo legalmente, lo cual es respaldado por su familia. Además reveló que ha dialogado con la madre biológica del joven para proceder sin problemas, incluso, dijo que han llevado ayuda a la familia de Guillermo, pues son personas de muy escasos recursos.
“El niño no estudiaba, vendía en las calles, ahora estudia. Ahorita este programa le va a empezar a ayudar mucho. El DIF no lo ha dejado, lo han apoyado. Le regalaron una cama y se la llevó a sus hermanos; tenía la ilusión de una bici y se la regalaron el año pasado, con la que hoy se divierte mucho porque nunca le habían regalado nada. Si se puede vamos a adoptarlo”, dijo.
El presidente del DIF, Isaac Luz López, puntualizó que al momento de intervenir cada caso “Preguntamos por el tutor porque normalmente andan solos; llamamos al tutor, si a la tercer amonestación hace caso omiso, procedemos legalmente contra el tutor por explotación infantil pero les damos alternativa, no les quitamos lo que vendan, les ofrecemos una beca, que estudien sus hijos, les damos una despensa específica para los niños, ropa, terapia psicológica porque no están 100 por ciento bien de sus facultades”, dijo el funcionario.
Comentó que tan sólo de los primeros becarios, uno está por concluir su carrera universitaria pues también buscan evitar la deserción escolar.
El funcionario reveló que, con ayuda del coordinador de Departamento de Atención y Prevención de Riesgo de Infantes (Dapria), Arturo Guerrero Jiménez, dicho programa integral permitió en sus inicios, el año pasado, captar hasta 25 niños al día que se encontraban en situación de calle.
“Buscamos también responsabilizar a los padres en el cuidado de sus hijos y como autoridades, en la niñez no podemos escatimar recursos. Por ahora son treinta becas porque no nos han dado el presupuesto pero el programa crecerá; la sociedad también se ha puesto la camiseta pues una moneda no salvará la vida de un menor”, explicó.