Afectaría paro mercado laboral

Carmen Lara
Cortesía

El paro que convocan las mujeres para el próximo 9 de marzo podría afectar el mercado laboral, debido a que el 48.9 por ciento de este sector son mujeres, de acuerdo a las cifras nacionales.
El economista Andrés Cachón Pat, señala que la áreas de salud como centros médicos, hospitales médicos y áreas administrativas serian uno de los más afectados debido a que el porcentaje de mujeres que laboran en estos espacios es mayor.
Sin embargo, Cachón Pat, dijo que no va a pasar nada por que las mujeres no laboren ese día, además de que la economía no se vera afectada, dado que se esta hablando de un solo día.
“En muchas áreas son más hombres, la mujer gana menos es lo que siempre ha reclamado, trabaja menos horas, etc, pero esto no quiere decir que por un día que falten o hagan un paro a la economía de México le va a pasar algo”, expresó el economista Andrés Cachón Pat.

Participación
económica
A pesar de que las mujeres representan el 48.9 por ciento de la población económicamente activa en el país, solo cuatro de cada 10 participan en el mercado laboral, a diferencia de los hombres, de cuales 8 de cada 10 participan.
El Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección (Cimad), ha revelado que este paro nacional como protesta contra la violencia de género y el acoso sexual, paralizaría a el 40 por ciento del personal ocupado en las empresas del país.
De tal manera que provocaría una merma diaria de 26 mil 301 millones 370 mil pesos.

Afectaría al 65%
de las escuelas
En la región de llevarse a cabo el paro nacional, las escuelas se verían afectadas, dado que el porcentaje de maestras mujeres en la zona de Mendoza es de al menos el 65 por ciento.
Por lo cual el supervisor escolar, Edgar Odilón Martínez, mencionó que si las maestras deciden participar se verán afectados, pues los alumnos no tendrían clases, tomando en cuenta que algunos centros de trabajo están integrados en un 100 por ciento por mujeres.
Por otra parte, la CROC no ha considerado el paro nacional, ya que equivaldría que a cada uno de los sindicatos donde tienen mujeres trabajado pidieran la autorización a las empresas, lo cual equivaldría a que les descontaran el día.
Además que para las mujeres en situación laboral perder un día de trabajo les afectaría directamente a la economía familiar, tomando en cuenta que en varias familias ellas son quienes llevan el sustento a casa.