Arma de dos filos

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

El mantener el invicto, como lo esta realizando el equipo de los Pumas en el actual torneo profesional de la Primera División, conlleva a poseer una arma de dos filos, en forma positiva, viviendo el cuadro universitario una notable alegría y cortando de manera dúctil y sencilla los escudos de los equipos a los cuales ha enfrentado, pero también llevando la presión extra, de querer continuar con el espléndido récord que solamente ha tocado las primeras seis fechas de un torneo, que parece notable para el escuadrón azul y oro.
Viniendo a nuestra mente lo sucedido hace ya mucho tiempo al equipo del Atlante, cuando se jugaba en forma seria los torneos, o sea el campeón resultaba ser el equipo con mas puntos dentro de un torneo, que abocaba a las dos vueltas,
Aquel Atlante que era dirigido por aquel técnico español Angel Zubieta, teniendo una espléndida primera vuelta en donde no perdió partido alguno, llegando a sostener quince partidos en forma invencible, aunque Ripley no lo crea, llegando la segunda vuelta del torneo, todo se le volteó, no logrando triunfo alguno, y si ya muchos de sus seguidores lo veían como un equipo campeón, al final todo fue una plena desilusión.
Lloviéndole las criticas a ese Atlante, sobre todo por los sabios redactores, apuntando en forma directa a la nula palabra de honor de gran parte de los futbolistas profesionales en México, y sobre todo a la falta de consistencia de mas de un equipo profesional,
Y así el señor Zubieta de haber sido venerado como un santo, adelantado en el centro de los altares, la segunda parte de dicho torneo se desplomo en forma casi total, casi tomando el avión de regreso a sus castizos dominios.
No existiendo equipos invencibles dentro del máximo circuito del balompié organizado en nuestro país, hay que tener siempre la guardia en alto. para evitar esas celadas del destino que llegan cuando menos se esperan.
Quedando aquella temporada 1970-71 como una clara prueba de que para nada existen los equipos invencibles. nulos poseedores de un escudo a pruebas de derrotas.
Ahora vamos a ver si los Pumas continúan por la ruta feliz, o si les llega como flagelo, una cadena de derrotas consecutivas. Mientras tanto a gozar, universitarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz