Los cuentos de una alcaldesa

Acantilado

Israel Velázquez G.*

Cuenta la presidenta municipal de San Martín Texmelucan, Norma Layón Aarún, que no había motivos ni documentos que la hicieran dudar de Luis Francisco Bustamante Flores, un presunto secuestrador que estuvo al frente de la policía municipal hasta que el fin de semana pasado fue detenido por agentes ministeriales.

Cuenta también que el “expediente está completamente armado, tenemos todos los documentos, tenemos su carta de no inhabilitado, su carta de antecedentes no penales; entró con el CUIP (…) nosotros no tenemos acceso a la información de Fiscalía porque ellos tiene una secrecía y debemos respetarla. Cuando se dan estos casos lo único que yo debo hacer es cesarlo”.

Cuenta que “le están fincando un delito del 2011 el cual se dio a conocer hasta 2016; y si ya estuvo activo tantos años como policía, también en el estado, la pregunta es ¿dónde estaba ese expediente?”.

Entrados en cuentos, la Fiscalía General del Estado de Puebla dice que en la averiguación previa que abrió la entonces Procuraduría General de la República (PGR) se indica que en febrero de 2011 cuatro ciudadanos fueron privados de la libertad”.

Cuenta, para precisar, que la orden de aprehensión cumplida se originó de una investigación iniciada por la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) perteneciente a la PGR y que en el año 2016 remitió por incompetencia la indagatoria a la FISDAI.

Cuenta también que “por su trascendencia y alcance, las órdenes de aprehensión que obtenía la FISDAI, en ese tiempo, no se incorporaban a la base de datos general de mandamientos judiciales, para evitar filtraciones de casos relevantes, de ahí que se hubiese expedido una constancia de No Antecedentes Penales a Luis Francisco N. en febrero de 2019.”

Cuenta que “en su momento las víctimas de los hechos investigados fueron liberadas ilesas, en tanto que la persona aprehendida quedó a disposición del Juez del Centro de Reinserción Social de Cholula”.

A pesar de lo que cuenten alcaldesa y una fiscalía aún sin titular, se necesita algo más que un video y un boletín para explicar porqué se tenía al frente de la policía municipal a un presunto secuestrador contra quien, afirmó el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, se había girado orden de aprehensión desde 2011.

Durante los siete meses que trabajó en Texmelucan Bustamante Flores tuvo acceso a información privilegiada sobre la seguridad de los más de 152 mil habitantes del municipio; a información privilegiada sobre las cantidades millonarias de dinero que mueven la comercialización de productos en el hasta ahora tianguis más grande del país.

Por eso, porque Bustamante tuvo acceso a información privilegiada, sabe a poco que la alcaldesa diga que “fiel a mis principios quiero informarles que este día el Director de Seguridad Pública Municipal, Luis Francisco Bustamante Flores, queda cesado y relevado de su cargo”; suena a nada cuando dice que “el motivo por el cual tomo esta decisión, deriva de la orden de aprehensión ejecutada por la autoridad competente”. Y suena a burla que reitere “su total disposición para cooperar con las investigaciones que se lleven a cabo y la resolución de las autoridades competentes”.

Y mientras cuentan lo que quieran, queda claro que lo que no cuenta ni para la alcaldesa ni para la fiscalía es haber dejado en manos de un presunto secuestrador información sensible de Texmelucan.

@IsraelV_mx / [email protected]

*Director editorial de www.datamos.com.mx

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz