Vivimos terror por mayor saña: Iglesia

El Mundo de Córdoba

La sociedad vive en medio de una cultura del terror, ante los hechos de violencia que a diario se registran y cada vez son con más saña, como el crimen de Ingrid Escamilla, desollada por su pareja en la Ciudad de México, además del caso del estudiante de la Esbao que ingresó al plantel presuntamente con dos granadas, dijo el párroco Domingo Ortiz Medina.
En ausencia de los obispos, Eduardo Patiño Leal y Eduardo Carmona Ortega (coadjutor), al término de la homilía dominical, expresó que mientras no haya un diálogo entre las distintas corporaciones, la incidencia de ilícitos continuará. “Lo reafirman las estadísticas; no podemos tapar el sol con un dedo.
Lo triste del caso es que no hemos encontrado la solución al problema, porque no hemos trabajado en conjunto.
Hoy urge hacerlo y no estamos cumpliendo con esa función”, expresó. Cuestionado sobre el feminicidio de Ingrid a manos de su pareja, el sacerdote abundó que es necesario que los gobiernos dejen a un lado el protagonismo que no conduce a nada, al recalcar que es tiempo de entrar en un diálogo donde el centro sea el amor a la verdad y el amor a la transparencia, sin credos y sin partidos políticos.
“Que cada una de sus estructuras, partiendo de la familia que va a gestar el tejido social, busquen la justicia y el bien común pero queremos hechos concretos y que trabajemos juntos”, expresó.
Sobre el caso de la Esbao, dijo que la familia es una parte fundamental de la estructura social y debe evaluarse el operativo “Mochila Segura”. “Es imposible erradicar tantos flagelos que genera la cultura de la muerte, si no trabajamos desde la familia”.