La propina

Mejor manera de vivir
Tere Gómez

El diccionario de la Real Academia Española la define como: “… Agasajo que sobre el precio convenido y como muestra de satisfacción se da por algún servicio.”
El tema de la propina es muy diferente según el país en el que estemos. En España la propina es un gesto de cortesía que se da por lo que estimamos ha sido un buen servicio, pero en ningún caso es una obligación o una costumbre ‘casi obligatoria’ como en otros países. En la mayoría de los sitios, el cliente decide si da o no una propina y el monto de esta o el servicio del mismo.
Lo mismo ocurre con otro muchos servicios: el botones del hotel que nos sube las maletas y nos indica cual es nuestra habitación, la enfermera que nos ha tratado estupendamente durante nuestra estancia en el hospital o la clínica, el chico del supermercado que nos lleva a casa la compra del mes, entre otros.
En los últimos años en algunos países la propina se ha convertido en un pago obligatorio por algunos servicios, los restaurantes son el mejor ejemplo de esto. Sin embargo, al ser obligatoria haría que pierda el carácter de propina (aunque se conserve el nombre).
En países como Estados Unidos, la costumbre de dejar propina se ha expandido más allá de los restaurantes. Es así que es común entregar propina al chofer del taxi, al botones del hotel y al peluquero. La palabra propina puede provenir del latín propinare, que significa ‘propinar’ en el sentido de ‘dar de beber’.
Hay multitud de situaciones en las que mostrar el agradecimiento, por un servicio atento y correcto, pues aunque sea su obligación, no todos los casos se cumple con esta cordialidad. Y es por ello, que la propina es un ‘suplemento’ al costo del servicio, que damos de forma voluntaria.
Recuerde, que la propina es un gesto de gratitud, de cortesía no de caridad. No se puede ofender con el importe de la propina ni con la forma de darla. Debe ser un momento discreto, nada de exhibicionismo.
Tu mundo es como tú eres, obsérvate, compruébalo y cuando lo aceptes busca el cambio.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz