Protestan feministas contra La Prensa; queman vehículo

Un grupo de manifestantes incendió parcialmente una camioneta de La Prensa. Foto Especial

Redacción

Luego de las publicaciones que estamparon en sus portadas las imágenes del cuerpo de Ingrid Escamilla, cientos de personas, principalmente mujeres, se manifestaron este viernes haciendo un alto de varias horas frente a las instalaciones del diario la Prensa.

Pese a un intenso aguacero en la Ciudad de México, la manifestación de cientos de mujeres frente al diario La Prensa, uno de los medios que publicó imágenes de los restos Ingrid se mantiene luego de haber iniciado por la tarde.

Afuera de La Prensa, algunos vehículos antiguos propiedad de la empresa fueron pintados y uno quemado parcialmente.

El cariz de la movilización es la molestia por el manejo que realizó el medio del feminicidio -presuntamente realizado por su pareja sentimental- de Ingrid; las integrantes, mientras avanzaban en la marcha y a su arribo a las instalaciones ubicadas sobre Reforma, externan su hartazgo ante la revictimización de la mujer.

“Da rabia cómo asesinaron a Ingrid, cómo los medios exhibieron su cuerpo”, leyó una joven encapuchada, citada por la agencia AP, frente al Palacio Nacional que solo se identificó como miembro de un grupo del Estado de México.

“Da rabia cómo la sociedad nos juzga a nosotras diciendo que ésas no son las formas de politizar nuestra rabia. Si nuestras protestas les perturban la paz, pues entonces no tendrán paz hasta que nosotras no tengamos justicia”, agregó. “No estamos enojadas, estamos furiosas”.

Al grito de “cobardes” con el uso de aerosoles, las manifestantes exigían que los periodistas varones que cubren la movilización se retiren, “fuera hombres”, es la demanda generalizada, publicó la agencia Notimex.

Decenas de manifestantes reclamaron el manejo informativo del caso Ingrid Escamilla. Foto Especial

La protesta arrancó poco después de las 16:00 horas; las participantes lanzaban gritos contra las mujeres polícias; “pinches asesinas, traicioneras, fuera policías”, eran parte de los mensajes que lanzaban.

Una comisión de cinco manifestantes accedió las 18:30 horas al edificio, llevaban fotografías de la joven, y un ejemplar donde aparece la información, con las imágenes que generaron la protesta.

Dentro entablarían conversaciones con los directivos del medio impreso. Mientras los cielos se abrieron y dejaron caer una intensa lluvia que no logró dispersarlas.

Horas antes, decenas de jóvenes lanzaron pintura roja contra la puerta principal del Palacio Nacional, aunque los dispositivos antiincendios del mismo soltaron agua que limpió la madera y pronto sólo quedaron los grafitis de los muros y los gritos.

En México, diariamente matan a diez mujeres aparentemente solo por serlo. En 2019 fueron 3 mil 825, según el gobierno federal, un 7% más de las registradas en 2018.

Ahora pareciera que no sólo hay más asesinatos, sino también más saña: en septiembre unos hombres quemaron con ácido a una saxofonista en el sur de país aparentemente pagados por un novio de ella.