Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 7:31-37

Lectura del Santo
Evangelio según
San Marcos 7:31-37

En aquel tiempo, salió Jesús de la región de Tiro y vino de nuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la región de Decápolis. Le llevaron entonces a un hombre sordo y tartamudo, y le suplicaban que le impusiera las manos. El lo apartó a un lado de la gente, le metió los dedos en los oídos y le tocó la lengua con saliva. Después, mirando al cielo, suspiró y le dijo: “¡Effetá¡ (que quiere decir ”¡Abrete¡“). Al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y empezó a hablar sin dificultad.
El les mandó que no lo dijeran a nadie; pero cuanto más se lo mandaba, ellos con más insistencia lo proclamaban; y todos estaban asombrados y decían: ”¡Qué bien lo hace todo¡. Hace oír a los sordos y hablar a los mudos“.
Palabra del Señor.

Hoy la Palabra nos presenta esta curación de un sordo y tartamudo, haciéndonos presente el poder de Jesús para recrear al hombre. Pues Dios mismo en la creación narrada en el libro del Génesis, cada día concluía viendo que estaba bien lo que había hecho con su creación.
Hoy Jesús es reconocido como Dios recreador, restaurador de todo aquello que en el hombre este fallando, destruido o fuera del plan original de Dios, es por ello que al ver sus milagros y su poder la gente exclama ¡que bien lo hace todo¡.
Porque él es Dios todopoderoso, capaz de devolver la salud al hombre, de destruir las consecuencias de sus pecados entre los cuales se encuentra la incapacidad de oír a Dios que le habla y la dificultad para alabarlo por sus actuaciones en la historia.
Si te encuentras triste, con problemas, resentimientos, pecados, enfermedades, no dejes de reconocer hoy a Jesús, el Mesías, Dios con poder para devolverte la libertad y la paz. Deja que te toque con sus manos que son la Iglesia, para que tu boca se abra ante tus conocidos compartiéndoles lo que Dios ha hecho contigo y ser uno más de los testigos del amor y el poder de Jesús, el Señor.

 

 

 

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz