Era federal, el ejecutado

Leobardo Lima
Diario El Mundo

Ixtaczoquitlán.- El hombre que fue asesinado a balazos la noche del pasado miércoles en la autopista Puebla-Córdoba, a la altura del tramo de La Joyita, era un elemento de la Policía Federal Ministerial y fue identificado como Alejandro “N”.
En el desarrollo de las investigaciones, ayer autoridades de la Fiscalía General del Estado descartaron que se tratara de un intento de asalto.
Familiares de la víctima reclamaron el cuerpo del joven de 28 años que tenía su domicilio en Ixtaczoquitlán, quien aún con vida fue trasladado por paramédicos de Caminos y Puentes Federales (Capufe) al Hospital Regional de Río Blanco, en donde murió cuando recibía las primeras atenciones.
A pesar del hermetismo de las autoridades, se conoció que el intento de robo quedó completamente descartado, toda vez que los sicarios fueron directamente hacia el investigador de la Fiscalía General de la República, a quien interceptaron cuando conducía su automóvil con dirección a Córdoba y tras hacerlo detenerse, le dispararon dos veces en la cabeza.
Se conoció que el policía iba acompañado por al menos una persona al momento del ataque, sin embargo, esta versión no fue confirmada.

Los hechos
Alrededor de las 19:00 horas del pasado miércoles, cuerpos de emergencia fueron alertados por automovilistas que circulaban sobre la carretera de peaje, al percatarse de un hombre que se desangraba en el interior de un automóvil, por lo que paramédicos de Capufe y elementos de la Policía Federal llegaron al sitio conocido como La Joyita, en el municipio de Ixtaczoquitlán.
Una vez estabilizado, el investigador federal fue trasladado al hospital rioblanquense. Minutos más tarde arribó personal de la Fiscalía de Asuntos Diversos para el levantamiento de los indicios del ataque, donde hallaron varios casquillos calibre .223, el cual corresponde a un tipo de arma que suele ser decomisada a grupos de la delincuencia organizada.
Un agente de la Subunidad de Procuración de Justicia con sede en Nogales se encargó de dar fe del deceso del joven policía en el hospital, y ordenó el traslado del cadáver a las instalaciones del Servicio Médico Forense en Orizaba.