Resisten fumigaciones y purgas

Talavera Serdán
Quésto y quel´otro

MIS “DENTROS” casi convulsionan (dirían “diarrea”, pero no luce correcto), cuando el domingo, Parásitos recibe no uno ni dos, sino todos los premios del mundo -ok, de la Academia de Hollywood: mejor guión original (gúd), mejor film internacional (d´accord), mejor director (well, yo aposté por él), pero ¡Mejor Película…!, insólito, histórico, jamás sucedido… La Vida es Bella (1998) y Roma (2018), tan foráneas como el film sur-coreano, compitieron también en sendas categorías, ganando sólo la segunda, ahora “internacional.”
(Aclárenme: ¿Corea del Sur también tiene pexes vs Trump…?). Entonces, miedo a nueva amenaza nuclear no fue.
La cinta del innovativo Boon Joon Ho -Oscar a quien se lo haya aprendido de corrido-, es de cierto un original que amalgama con ingenio y humor varios géneros, de la trama expositoria normal, familia paupérrima, barrio lumpen, viven en sótano que se inunda, borrachos mean en sus ventanas, y el magro sustento único es el hijo joven, cuya hermana de coco tantito retorcido es buena para redes sociales, el padre ex-conductor se las arregla y la madre es buena coccionando menjurges para que medio coman; hallan jauja, o una especie de Shangri Lá en la casona suburbana de arquitecto millonario, mujer inútil, hijos caprichosos y ama de llaves imperiosa y controladora.
TODO CAMBIA cuando el chico, listo y ambicioso, los conoce, y va descubriendo las carencias de ese paraíso aparente; poco a poco, con sutileza ponzoñosa , va insinuándose dentro de esa familia empezando por enamorar a la chica, convenciendo a los inútiles ricachones de necesitar una terapista para su hijo menor hiperkinético (la hermana, claro, que aprende de volada técnicas en internet), nuevo chofer (el padre, supuesto desconocido), ama de llaves (desde luego, su madre) apoderándose del entorno familiar que jamás habrían sospechado, siempre deseado.
LA VIRTUD principal del film, es delinear brutalmente la diferencia de clases, aún en un país que pasa del tercero al primer mundo en tiempo record. La cuestión que aborda es si estos oportunistas, producto de sociedad altamente consumista, son simpáticos al espectador (yes) y/o nocivos para la familia en la que aterrizan sin instrucciones (yes/no, depende quien lo vea). Otra virtud, los giros inesperados que pasan sin transición del melodrama al thriller, y salta al horror, que es donde quedamos suspendido en la butaca sin saber cómo reaccionar. Y tantito sin aliento.
PARÁSITOS es tan cuidadosamente engranada, que pasa de un género a otro muy distinto en un parpadeo que ni se siente. Protagónicos tan bien dirigidos y actuados que uno sigue el juego que cualquiera de ellos nos plantea, los burgueses y los jodidos.
La cuestión es que nunca antes un film nominado en ambas categorías -como escribo arriba-, habría osado ganar los premios más importantes, por el mismo cineasta (conocido más por Tarantino, de su época de rentador de videos, lo que el BJH le agradeció en su discurso; de hecho a todos colegas, denotando admiración, que hizo sonrojar a Scorsese, gran perdedor de la noche).
1917 perdió la guerra, gran ganadora del Bafta, tuvo sólo tres ganes técnicos: fotografía (segunda estatuilla en tres años para Roger Deakins, quien tardó 13 para obtener la primera. Irlandés, que desde su estreno aclamaron como la mejor del siglo, fue muerta como el titipuchal de gangsters, de los que uno pierde la cuenta en films del buen Martin).
Y SIN SORPRESAS con el cuarteto de nominados por actuación: Laura, Brad, Renée y Joaquin, quien aún no supera ver morir a su guapo hermanito River por sobredosis, ante el náitclob de Johnny Depp, “Viper”, en 1993. Renèe, a quien amé desde el hola, como su famosa frase a Tom Cruise en Jerry McGuire, humilde, porque sabe que es duro sostener un triunfo como el que tuvo con Chicago, que de ahí cayó films indignos de Bridget Jones, o la Enfermera Betty (véala, estupenda, en Netflix con la miniserie Dilema /What if, del año pasado). Brad Pitt, encantador y auténtico se robó sin esfuerzo al film y a las audiencias donde lo han bañado de preseas.
ME GUSTÓ el mejor guión adaptado a Jojo Rabbit, ¿quién no se enamoraría de un chico lindo que en tiempos de guerra tiene un amigo imaginario que luce demasiado como Hitler?. Ninguna fémina aspiró al Oscar de dirección, y Greta Gerwig lo merecía. La canción de Sir Elton no es tan melodiosa ni tarareable, requisitos de una Mejor Canción, pero buen motivo para meterlo en escena y premiar a la realeza.
EL VESTUARIO de Jaqueline Durran para Mujercitas, very gúd, y el de partitura para la islandesa que compuso el tema sombrío que acompaña al Guasón, very fáin (no intente ni de güasa aprender inglés conmigo, plis).

 

 

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz