Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 7:14-15.20-23

Lectura del Santo
Evangelio según
San Marcos 7:14-15.20-23

En aquel tiempo, Jesús llamó de nuevo a la gente y les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanme. Nada que entre de fuera puede manchar al hombre; lo que sí lo mancha es lo que sale de dentro”.
Luego agregó: “Lo que sí mancha al hombre es lo que sale de dentro; porque del corazón del hombre salen las intenciones malas, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, las codicias, las injusticias, los fraudes, el desenfreno, las envidias, la difamación, el orgullo y la frivolidad. Todas estas maldades salen de dentro y manchan al hombre”.
Palabra del Señor.

Jesús conoce muy bien el interior del hombre, él lo ha creado, por lo tanto, conoce cuál es el remedio a todos sus males.
La mayoría de las personas creemos que la causa de nuestros males y problemas está en los otros, el hijo piensa que no es feliz por culpa de sus padres que no son lo que él esperaba, el marido cree que no es feliz por culpa de su mujer, el alcohólico culpa a los demás de su vicio, el trabajador culpa a su patrón de su infelicidad, el mediocre culpa a las circunstancia o dificultades de su incapacidad de progreso. ¿A quién culpas de tu infelicidad?.
El problema de nuestra infelicidad está en nuestro interior, es el centro de nuestra persona la que necesita ser restaurada por la acción de Cristo. Porque ciertamente tus pecados, vicios e infelicidades brotan de tu interior.
Ojalá no seas del grupo de personas que tratan de disfrazar sus propias miserias presentándolas como virtud, presumiendo su gusto por el alcohol disfrazando su vicio de libertad, queriendo ocultar su profunda soledad e inmadurez personal a través de la búsqueda de afecto que los encadena en el adulterio. Queriendo defender su miseria como un bien.
Si no eres feliz porque de tu corazón sólo brotan tus pecados vuelve el rostro a Cristo y suplícale que sane tu corazón, te haga un hombre auténticamente libre.

 

 

 

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz