Pide la Diócesis admitir violencia

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

Ante los índices de violencia que han rebasó los indicadores de otros años en el país, es tan necesario que se acepte el problema y con ello se podrá precisar una estrategia certera de pacificación, consideró Helkyn Enríquez Báez vocero de la Diócesis de Orizaba.
“Es evidente que los índices de violencia han rebasado los indicadores de años pasados, lo dicen las estadísticas oficiales, yo creo que una de las fallas es no reconocer el problema”, consideró el sacerdote.
Argumentó que para combatir la violencia en la república, es “necesario aceptar la realidad”, pues cuando se niega no se puede precisar una estrategia de pacificación. En ese sentido el vocero comentó que las autoridades deben dar el primer paso, que es aceptar la realidad para que así se pueda elaborar una estrategia que verdaderamente pacífique al país.
En cuanto a los niños que forman parte de los autodefensas en Guerrero, consideró que esto no tendría que hacerse en ninguna parte del mundo, sin embargo dijo que no nada más se debe expresar la indignación, sino que también hay que pasar a la acción para que la población desesperada no tome estas medidas de último recurso.
El vocero de la Diócesis consideró que el Gobierno en todos sus niveles y las instancias de seguridad deben reconocer la “desesperación de la sociedad” y con ello elaborar estrategias de protección a las comunidades y así las personas no opten por organizarse en las autodefensas, que -consideró- no es el camino, pues “nadie puede hacer justicia por su propia mano”.