Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 6:30-34

Germán Alpuche

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces él les dijo: “Vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco”. Porque eran tantos los que iban y venían, que no les dejaban tiempo ni para comer.
Jesús y sus apóstoles se dirigieron en una barca hacia un lugar apartado y tranquilo. La gente los vio irse y los reconoció; entonces de todos los poblados fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron.
Cuando Jesús desembarcó, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.
Palabra del Señor.

Es frecuente escuchar las quejas y lamentaciones de todo mundo por el exceso de trabajo; en el hogar se quejan las madres por no tener tiempo para sí, todo el día absorbidas por los hijos, la escuela, la comida, los quehaceres domésticos; por su parte muchos esposos llegan al hogar después del trabajo sin tener la capacidad y, menos las ganas, para atender los problemas del hogar como la disciplina de los hijos, tareas escolares de éstos, problemas económicos o resolver problemas producto de la convivencia familiar, etc.
Este exceso de actividades Jesús y sus apóstoles lo han experimentado, por ello en el Evangelio nos exhorta a no desfallecer, pues las gentes que nos rodea en la casa o en el trabajo son como las “ovejas sin pastor” que necesitan que les llevemos a Cristo aun cuando nosotros mismos estemos cansados.
Cristo nos da unos momentos para estar con él y restaurar nuestras fuerzas gastadas por tantas actividades. Unidos a Cristo, por la oración y sus sacramentos, no desfallezcamos en nuestra propia misión, pues el mundo está como “oveja sin pastor” y, necesita de ti para que le introduzcas en el descanso de hacer la voluntad de Dios, y así empezar a saborear lo que significa la paz del Reino de Dios. Decía San Felipe Neri: !No es tiempo de dormir, porque el Paraíso no está hecho para los holgazanes¡.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz