Levantan censo de flora y fauna en Nogales

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Nogales.- En el Cañón de La Carbonera se realiza un muestreo de la flora y fauna con el objetivo de rescatar el ecosistema en el marco del proyecto de adaptación al cambio climático y ante la amenaza de fenómenos naturales o causados por el hombre como los incendios forestales.
Tesistas de la Universidad Nacional Autónoma de México y otras instituciones, se están concentrando en el muestreo de las diferentes especies que se encuentran en la parte alta del municipio.
El el objetivo es rescatar el ecosistema en el marco del Proyecto de Adaptación al Cambio Climático, contemplado al Cañón de La Carbonera dado su importancia y vulnerabilidad ante las diferentes amenazas.
Fidel Rodolfo Ramírez Rosas, coordinador municipal de Fomento Agropecuario, indicó que participan especialistas de la UNAM,del Tec de Zongolica, y el Centro de Estudios Tropicales.
“Los biólogos de la UNAM hacen su tesis en el Cañón de La Carbonera, trabajan con mamíferos, reptiles y anfibios, trabajan en Santa Cruz Muyuapan, Palo Verde, La Carbonera, en la Piedra del Águila, y los Hilos de Plata.
El principal objetivo es conocer las especies que tenemos en Nogales y después, saber cuáles están en extinción, saber qué animales podemos cazar, cuáles tienen variedad, cuáles requieren de cuidados, cuales están por desaparecer para su protección.
Dentro del Cañón del Río Blanco hay mancha urbana lo que no debería de existir, falta información, no se habían hecho estudios de este tipo en cuanto a flora y fauna, es necesario conocer lo que tenemos para proteger mejor a las especies”.
Reiteró que hay muchos animales que están en peligro, pero no saben con exactitud cuáles son, por eso se hace el muestreo.
“Hay un reptil que es la Bronia Gramínea que es especie única de Nogales y está en peligro como la tuza lanuda, que no existe en ningún otro lado, sólo en México en esta zona y merece cuidado, así como protección.
Es necesario hacer énfasis en que los habitantes deben poner mucha atención en el cuidado de las especies y no seguir contaminando éstas áreas protegidas como es el Cañón de La Carbonera que abarca más de dos mil hectáreas.