Lectura del santo Evangelio según San Mateo 4:12-17

Lectura del santo
Evangelio según
San Mateo 4:12-17

Al enterarse Jesús de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea, y dejando el pueblo de Nazaret, se fue a vivir a Cafarnaúm, junto al lago, en territorio de Zabulón y Neftalí, para que así su cumpliera lo que había anunciado el profeta Isaías: Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció.
Desde entonces comenzó Jesús a predicar, diciendo: “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos”.
Palabra del Señor.

Jesús sabe interpretar los signos de los tiempos, cuando se entera de que Juan el bautista ha muerto descubre la señal de Dios en ello para iniciar fuertemente su misión de hacer presente el Reino de Dios. Y es que nada en la historia de los hombres es fruto de la casualidad o de la mala suerte, Dios se comunica con los hombres también a través de los acontecimientos históricos, es a través de ellos que pide una respuesta de fe y una acción concreta.
Por ello has de pedir a Dios su espíritu para poder interpretar correctamente los acontecimientos de tu vida. No como un castigo, sino como una palabra que te invita a apoyarte en Dios y vivir haciendo lo que él ha deseado para ti.
Jesús ve en la muerte del Bautista el tiempo marcado por el Padre para iniciar la misión entre todos aquellos hombres que están alejados de Dios. Porque Jesús ha venido a salvar a todos aquello que están alejados, que tienen una vida destruida, que no son felices.
Si eres uno que vive en las tinieblas del alcohol, el adulterio, la violencia, el rencor, Jesús te anuncia una Buena Noticia: “ya está cerca el Reino de los cielos” y es para ti. Porque con Jesús llega el reino de los Cielos, y se ha hecho hombre para hacerte feliz.

 

 

 

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz