Viejo como la sarna

Viejo como
la sarna
Ah, como añoramos aquellas porras clásicas que dentro de los años cincuentas y sesentas, pregonaban el grito de apoyo de diversos equipos en los Estadios del futbol mexicano rentado, tocando a su máxima expresión.
Todo era derivado del sikitibum, para terminar adornando el inolvidable grito en apoyo del equipo querido y amado, no se habían inventado aun en nuestro México lindo y querido, las barras con sabor a Argentina, que sin forzar mucho la memoria, el Pachuca resultó ser el primer equipo profesional de nuestro balompié en tomar referencia, cuerpo, alma, y sobre todo garganta, de tan nocivos ejemplos.
Así de repente en los años setentas, con o sin Pachuca, comenzaron los gritos destemplados y groseros en las tribunas de diversos estadios, evocando que los primeros gritos homofóbicos escuchados fueron de kinder garden, ahí en las tribunas siempre queridas de la casa de los Pumas, el Estadio de C.U., también conocido como México 1968.
Dentro de un duelo de porras que generalmente desembocaba con aquella tonada y frase, -en el agua clara que brota en la fuente, a chiflar a su mother todos los de enfrente-.
Es decir, la gente pasionaria se metía con la porra contraria, y no con un determinado jugador, como en la actual realidad es un hecho deplorable, que ya la porra del equipo del Atlas, La Barra 51 llevo al cabo, teniendo como modelo exclusivo al portero del equipo de Puebla
Nicolás Vikonis de cuna uruguaya, repitiendo hasta la saciedad, una frase tan vieja y mortal como la sarna, -ese no es un portero es una ficha de cabaret- la ficha substituye una frase de alta leperada.
Teniendo que parar el partido entre Atlas y Puebla que abrió la segunda fecha del Torneo de Clausura 2020, el árbitro central Adonai Escobedo, por espacio de diez minutos, reapareciendo el susodicho alarido en los últimos minutos del partido, en donde La Franja contra todos los pronósticos venció al Atlas.
Llegándole al equipo rival por antonomasia del Guadalajara,el primer castigo de veto, debido a los gritos y clamores homofóbicos, por lo cual cuando reciba a Xolos, abriendo la cuarta fecha del torneo susodicho, solo los fantasmas y almas en pena estarán poblando la tribuna del estadio Jalisco, dentro del aniversario más triste que llevara al cabo el histórico estadio.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz