Tambalean farmacéuticas por Insabi: Ramos Alor

Lucy Rivas A.
El Mundo de Orizaba

Atzompa.- Se terminaron los grandes negocios de los grupos empresariales farmacéuticos con la implementación del programa del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), el cual está destinado a personas que no cuentan con seguridad social y se le brinda la atención médica de manera gratuita y dota de medicamentos.
Este nuevo modelo de salud en la República Mexicana, brinda atención médica a todas las personas que no son derechohabiente, y podrán gozar de todos beneficios médicos, y no como el Seguro Popular, que ofrecía algunos servicios de salud de acuerdo aún catálogo, y de no encontrarse la enfermedad se le cobraba.
Así lo dio a conocer el secretario de Salud en Veracruz, Roberto Ramos Alor, quien recalcó que la presencia del Insabi, originó el tambaleo de grandes industrias farmacéuticas, las cuales pretendieron esconder los medicamentos para originar un desabasto y quisieron venderlos a precios exagerados.
“Afortunadamente, hoy en día se realizan compras masivas y consolidadas a través de convocatorias a los laboratorios que trabajan en la investigación”, afirmó.
Destacó que están comprometidos con los pueblos originarios, en donde la mayor parte de los habitantes son gente pobre, humilde y de escasos recursos, tal es el caso de Soledad Atzompa en donde existe suficiente abasto de medicamentos y ya se cuenta con algunos especialistas en el Centro de Salud con Servicios Médicos Ampliados.
Remarcó que anteriormente, los Centros de Salud, cobraban 30 o 40 pesos y en la mayoría de las veces no contaban con el medicamento requerido por los pacientes, “hoy en día se otorga de manera gratuita y la cobertura es universal. Incluso, existen unidades médicas rurales o centros de salud en donde las mujeres pueden dar a luz y no se les pide un solo peso”.
Afirmó que están teniendo reuniones permanentes con los directores de los hospitales y jefes de la jurisdicción sanitaria y darle respuesta inmediata a las demandas, no solo en temas médicos sino también de equipamiento e infraestructura.
“Hoy se atiende desde un dolor de muela hasta un tumor en el cerebro y se entrega desde un paracetamol hasta una mezcla de sustancias oncológicas para el cáncer. Ya no se distingue entre ricos y pobres, pues anteriormente solo los que tenían posibilidades económicas podían pagar para tener alguna intervención; hoy, se privilegia a los que menos tienen”, agregó.
Expresó que la capacidad de respuesta del Insabi está en proceso y no cambiará de la noche a la mañana, por lo que solicitó paciencia y comprensión a las personas por que se va a ir desarrollando poco a poco este proyecto de salud el cual busca la igualdad.