Una poquita de la historia de Don Chocolate

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Jesús Ramón Loyo

Nunca existió maltrato de su parte a los animales, por favor ¡¡¡no sigan atentando contra su dignidad!!

Muchos me han estado preguntando por Don Chocolate y toda la situación que está pasando a todos ellos y a mucha gente que no conoce a Don Chocolate les quiero dedicar este texto:
Primero que nada tengo más de 6 años conociendo la labor de cerca de don Chocolate, estuve cuando tenía su albergue ahí atrás de San Nicolás, ahí Don Chocolate tenía problemas con el piso porque era de tierra y muchas manos decidieron tomar acción y echar el piso para mejorar las condiciones de vida de Don Chocolate y sus perros.
En todos esos años me tocó colocar muchos perros de su albergue en buenas manos, pero tristemente por cada perro que lograba acomodar le llegaban 2 o 3, personas con la típica frase “me lo encontré y se lo vine a dejar”.
En todos esos años me tocó ver como un señor de avanzada edad caminaba horas en el parque 21 de Mayo pidiendo ayuda con un bote, cómo ese señor con su diablito cargaba por cuadras alimento, todo para llevarle de comer a esos perros que le dejaban y de los cuales él no recibía ni gota de ayuda.
Por esos años me tocó ver cómo fue desalojado de su albergue que después de muchos años estaba en mejores condiciones, y ahora tenía que empezar de ceros rentando una casa cerca de la vía por Plaza Cristal y después logrando encontrar acomodo allá por el panteón.
Aún recuerdo la cara de felicidad de Don Chocolate al saber que había conseguido un terreno rentado más grande, sin casa pero con espacio para sus perros, tristemente me tocó ver qué su mejor aliada -su esposa- falleció y don Chocolate se quedó sin su mejor compañera.
Tristemente Chocolate se quedó con su cuñado y él a cuidar de todos los perros que mucha gente le seguía llevando, me tocó ver Pitbulls, si Pitbulls que le iban a dejar, gente que para ellos Don Chocolate era la solución fácil a sus problemas, porque ellos no se pudieron dar a la tarea de buscarle un hogar a sus perros.
En todos esos años me tocó ver cómo la salud de Don Chocolate se iba deteriorando y como Don Chocolate pasó de su paso lento a terminar con bastón y hasta en cama, una hernia salió en su espalda y aún así con dolores, con llanto, él seguía caminado y haciendo sus croquetones en el parque de San José , con poca o mucha gente a veces juntando una o dos bolsas de alimento, hasta lograr casi una tonelada gracias a la ayuda de muchas personas que lo querían.
Después con mucha tristeza partió su cuñado al cielo y Don Chocolate se quedó solo, él tenía ahora la responsabilidad de muchos perros ahora totalmente solo, una labor que hasta hace días él seguía día a día batallando contra la adversidad.
Y hoy solo te quiero decir Chocolate GRACIAS por ayudar con ese corazón enorme que aún late, sé qué mucha gente te está juzgando y te está enjuiciando aún sin saber tu historia, y les quiero comentar algo, si los dueños irresponsables no hubieran abandonado sus perros, jamás hubieran llegado a don Chocolate.
Choco como te dicen tus amigos Gracias por 25 años luchando contra la adversidad, Gracias por tu sacrificio, Gracias por ese amor incondicional a tus amados perros, sé qué la adversidad te cobró factura pero sé que Dios y que tus amigos sabemos que tú luchaste, sé que tu sueño siempre fue tener un albergue digno, esa historia que siempre le contabas a todas las personas que llegaban a tu albergue, ese famoso terreno con cuartos de 7×15 y un parque para perros, discúlpame Choco si tus amigos no te lo pudimos cumplir, esa es la única deuda que siento contigo.
Con cariño, tu amigo Jesús.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz