¿Qué si y qué no contiene la iniciativa de reforma al Código Civil?

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Por DRA. Mónica Mendoza Madrigal

Al igual que muchas otras de nuestras leyes, el Código Civil de Veracruz ha envejecido y se ha quedado rezagado del avance de la sociedad. Y no es para menos, pues data de 1932.
Aunque muy bien podría merecer la pena el legislar sobre un nuevo Código completo, lo que la Diputada Mónica Robles propone es una reforma integral en más de 50 artículos, modificando, derogando y armonizando apartados que si bien en la práctica ya se realizan, no están contenidos en la ley.
La reforma busca proteger principalmente a los niños y niñas y a las mujeres, quienes en los procesos de divorcio suelen resultar más perjudicadas, para lo que se propone el divorcio incausado. Muchos de ustedes, lectores y lectoras, que han atravesado por un divorcio saben que aun cuando se trate de una separación de común acuerdo, el proceso legal resulta muy desgastante, por lo que esta medida busca devolver a los contrayentes la libertad de decidir en qué momento quieren quedar divorciados sin tener que asentar una causa específica, salvo su voluntad de disolver la unión.
Solo este punto hace que en sí misma la reforma tenga una urgencia para agilizar uno de los procesos civiles más agotadores y que suelen dañar fuertemente tanto a los cónyuges como a sus hijos.
Otra medida incluida en esta reforma es la de la pensión compensatoria, medida que me parece realmente buena sobre todo para las mujeres, quienes luego de años de estar casadas bajo el régimen de bienes separados, al momento del divorcio quedan en el total desamparo pese a haber dedicado años de su vida a labores de crianza y de cuidados en el hogar, ante lo cual es justo que reciban una compensación proporcional al tiempo que duró el matrimonio.
La iniciativa, que aún no ha sido presentada, incluye la libertad para la colocación de los apellidos al momento del registro de los menores, lo que quedará a decisión de los padres, como de hecho ocurre en muchos otros países.
Una modificación sumamente importante es que plantea que se prohíba el matrimonio entre menores de edad, lo que hoy día se puede hacer con el consentimiento de los padres y que –como ya sabemos– se convierte en un tema social de enorme impacto, porque a veces son los mismos padres los que venden a las menores a cambio de dinero, o bien, ocultan otros fenómenos como la trata de personas, normalizando la situación ilegal mediante un matrimonio impuesto.
El punto más álgido de esta iniciativa es el del matrimonio igualitario que permitirá que las parejas del mismo sexo se casen. De hecho, esto es algo que ya se realiza en Veracruz, en donde varias parejas se han amparado y gracias a ello han podido casarse para obtener los beneficios legales que esto representa. A nivel nacional son varios estados los que ya han efectuado esta modificación a sus Códigos y ya existe al respecto una jurisprudencia de la Suprema Corte, por lo que se trata simplemente de actualizar la Ley a un proceso que ya ocurre.
Este hecho de ninguna manera atenta contra la familia de nadie, ni es un riesgo para los niños ni mucho menos, argumento que ha sido utilizado por los grupos anti derechos que se han estado manifestando en los diversos “Encuentros para la Igualdad y la No Discriminación” que se han celebrado en distintos puntos del estado, llegando al extremo de impedir su realización este lunes 20 en la ciudad de Coatzacoalcos.
Como si retrocediéramos 100 años a la época de la segregación racial que llevó tremendos actos de intolerancia que el mundo registra entre sus más lamentables páginas, hoy estos grupos ultra conservadores lanzan afirmaciones como “con mis hijos no se metan” y “sí a la familia natural”.
No hay hoy –ni ha habido nunca– un solo modelo de familia. Las familias son diversas como diversas somos las personas. Y la homosexualidad ha existido siempre. Es el justo derecho de las parejas del mismo sexo firmar un contrato civil que les brinde certeza y protección. Como justo es que ese acto de unión sea nombrado igual que el de las uniones de las parejas heterosexuales, porque si no fuera así, entonces se les discriminaría.
Hay una serie de elementos qué explicar a las personas que no están de acuerdo con esta iniciativa, quienes es muy claro que no conocen en qué consiste y se dejan llevar por sus líderes y sus prejuicios, que demuestran su poco conocimiento al respecto señalando incluso que con esta iniciativa se pretende aprobar el aborto, cuando ése es un tema del Código Penal, no del Civil, del que trata esta reforma.
Estos “Encuentros por la Igualdad” han sido una propuesta de la Diputada Robles para brindar mayor información sobre esta iniciativa y tratar de que la ciudadanía tenga más conocimiento sobre el tema, porque resulta muy triste que la población ignore sus propios derechos.
Lamentablemente, la intolerancia impidió que más ciudadanos pudieran estar informados. Al menos por el momento.

*Encargada de Despacho del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y Derechos Humanos. H. Congreso del Estado

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz