Fracasan los simulacros

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

Si hoy se registrara un sismo de siete grados, habría muertos. Y es que ayer, en el macrosimulacro de sismo “murieron” tres personas; esa y otras fallas arrojó el evento de prevención convocado a nivel nacional donde en Córdoba participaron unas dos mil 900 personas, incluyendo estudiantes, de 20 inmuebles públicos, escuelas y comercios.
Otras fallas son la falta de interés, de seriedad y solidaridad que se reflejó en un tiempo de evacuación de dos minutos del Palacio municipal.
El macrosimulacro fue coordinado por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, a través del Centro Nacional para la Prevención de Desastres, teniendo una hipótesis de sismo con epicentro en el Estado de México.
En esta ciudad, la alerta sísmica del Ayuntamiento sonó faltando cuatro minutos para las 11 de la mañana; brigadistas se desplazaron en ese y otros edificios como la ex Ruina, la biblioteca y la escuela Francisco Hernández Hernández (“Cantonal”), de donde salieron trabajadores, usuarios y estudiantes de nivel preescolar y primaria.
Sin embargo, el director de la Unidad Municipal de Protección Civil, José Sierra Silva, admitió que faltó seriedad, pues de las tres personas que no salieron del Palacio municipal, dos son empleados y un adulto mayor extranjero a quien nadie ayudó. Además hubo trabajadores que salieron con café y hasta “picaditas”.
“Vimos que una escuela y comercios evacuaron antes; es penoso ver cómo gente se queda adentro. Hay desidia por parte de los compañeros del Ayuntamiento. Nadie guió al extranjero que no sabía ni qué pasaba. Esperábamos bajar de los dos minutos, puesto que fue un simulacro avisado en todos lados”.
Dijo que los funcionarios deben poner el ejemplo para atender estos ejercicios para prevenir tragedias ante un sismo. Caso contrario dijo, fue en el edificio del Servicio de Administración Tributaria donde más de 100 personas evacuaron en un minuto.
El coordinador de Socorros y Desastres de la Cruz Roja, Héctor Solís Flores y el comandante de Bomberos, Ricardo Meneses coincidieron que faltó seriedad durante el macrosimulacro.