‘Chocan’ migrantes y Guardia Nacional

Agencias

Chiapas.- Integrantes de la Guardia Nacional repelieron con gases lacrimógenos
a cientos de migrantes centroamericanos que quieren llegar a Estados Unidos e intentaron cruzar a México desde Guatemala.
La acción se llevó a cabo ayer en el río Suchiate, frontera natural entre ambos países. Algunos de los indocumentados respondieron con piedras.
Ante el temor por el fuerte dispositivo de seguridad, miembros de la caravana decidieron regresar por cuenta propia a Guatemala, según constataron equipos de la agencia de noticias AFP desplegados en ambos lados de la frontera.
No obstante, unas 200 personas que lograron evadir el poderoso despliegue y adentrarse unos kilómetros en territorio mexicano fueron interceptadas después por agentes de la Guardia Nacional en un operativo carretero, cuando trataban de avanzar caminando a Tapachula .
Antes de ser interceptados, los migrantes enfrentaron el inclemente sol y una temperatura superior a los 30 grados Celsius.
Unidades de la Guardia Nacional, la Policía federal y migración de México, les impidieron el paso y los instaron a abordar autobuses dispuestos por autoridades mexicanas.
Los migrantes accedieron a subirse a los vehículos, mientras que otros se resistieron e intentaron correr pero fueron detenidos y subidos a empujones a camionetas de migración.
“La caravana en su mayoría ya fue contenida”, dijo a la agencia de noticias AFP, un oficial de la policía federal que pidió no ser identificado por no estar autorizado a declarar.
Los migrantes llegaron en la madrugada al cruce fronterizo y pidieron a agentes migratorios que les dieran el paso libre para ingresar a México, pero ante la falta de respuesta se lanzaron al río para cruzar la frontera desde la localidad guatemalteca de Tecún Umán.
El domingo, el gobierno mexicano informó que estaba aceptando el ingreso de más de 1 mil centroamericanos que llegaron en otro contingente el fin de semana, y que estudiaría los casos de cada uno, aunque advirtió que la mayoría podrían ser devueltos.
Los migrantes de la llamada caravana 2020 en la que también viajan familias completas con niños pequeños, se concentraron desde la madrugada en la aduana de Guatemala en la ciudad Tecún Umán (suroeste).
Las autoridades guatemaltecas les permitieron ingresar al puente internacional Rodolfo Robles, que conecta a ambos países, mientras el lado mexicano estaba ya fuertemente custodiado por equipos antidisturbios.