Florece el arte del bonsái en La Perla

Pablo Salas
Cortesía

Mariano Escobedo.- El bonsái es una técnica que consiste en la elaboración, cuidado y mantenimiento de árboles y plantas en miniatura, el proceso para la obtención de un resultado final conlleva un elevado grado de destreza, paciencia y principalmente amor, además de un largo tiempo, así lo considera Leonel Mota, artesano originario de La Perla, quien heredó el conocimiento y práctica de esta técnica de su padre.
El tiempo que se invierte en su elaboración es muy variado, es existen plantas desde 8 meses hasta bonsái desde 30 años, un ejemplo es un arrayán que me heredado mi padre, la técnica posiblemente no es difícil, pero se requiere de mucha paciencia, dedicación y sobre todo esmero, todo se hace artesanalmente, aseguro.
Este arte se basa en cultivar árboles y plantas, normalmente arbustos, controlando su tamaño para que permanezca de un tamaño muy inferior al natural, mediante técnicas como el alambrado, trasplante y podas el jardinero obtiene ejemplares a tamaño a escala. La palabra bonsái proviene del japonés de significado “bandeja” su origen en China hace unos dos mil años.
Leonel Mota, es un artesano originario del municipio de La Perla, a muy temprana edad su padre le enseño la técnica ideal para el cultivo del bonsái, posteriormente su creatividad lo llevo a montar un jardín donde exhibe sus ejemplares, dónde se puede encontrar árboles desde arrayanes, azaleas, aguacates, pinos, camelias, buganbilias, entre otros coloridos y vistosos árboles miniatura.
Destacó, que el arte del bonsái es todo un proceso de cuidados así como atenciones a una planta, una persona que compra un árbol de este tipo debe estar consciente de dedicarle tiempo, no obstante el artesano, señala que está actividad se puede convertir en pasatiempo recreación, asegura que cualquier persona tiene la capacidad de mantener con vida a un arbolito.
Los árboles pueden crecer la altura que una desea en un principio, la mayoría no pasan de 60 cm por muy grandes, la técnica se basa en podar las raíces cuando va creciendo, una persona que compra su bonsai únicamente requiere tiempo y unas tijeras para su mantenimiento, cabe recordar que es un árbol vivo y con follaje propio, así como un sistema de radicular.
Aunque su jardín es de dimensiones pequeñas pero muy detallado, Leonel asegura que vender un arbusto es muy dolorosa en algunas ocasiones, principalmente porque tiene años con ellas en su proceso de desarrollo, no obstante existe la posibilidad de adquirir uno de estos ejemplares (siempre y cuando haya en existencia) en carretera a rumbo a La Perla, 50 metros delante de la gasolinera, sus precios pueden oscilar entre los 300 hasta mil 200 pesos.