Llama Diócesis a escuchar posturas

Carmen Lara
Cortesía

Ante la situación que se vivió el día viernes al presentar la propuesta de Reforma al Código Civil de Veracruz en donde se contempla el matrimonio igualitario, el vocero de la Diócesis Helkyn Enríquez Báez expresó que se tiene que recordar que este era un foro y como tal si se pretende el diálogo las partes deben estar dispuestas a escuchar y mantener un diálogo de altura.
“En primer lugar tendríamos que recordar que era un foro y en un foro si se pretende el diálogo tendríamos que estar dispuestos a escuchar y creo que no es con gritos ni sombrerazos como se dice popularmente, sino con un diálogo de altura, para esto de enterada se necesita que haya personas que sepan de filosofía del derecho y política”, argumentó Enríquez Báez.
Expresó, que en foros como estos se debe dar muestra de que se está en una sociedad democrática y plural, buscando no imponer una opinión, sino buscando descubrir la verdad sobre las cosas, pues cuando verdaderamente se tenga esa posición seremos una sociedad democrática y civilizada, ya que mientras solo se busque imponer una opinión se van a generar conatos de insensibilidad como los que pasaron el día viernes.
Asimismo, dijo que uno de los defectos de este foro, fue que no se invita a especialistas, por un lado, por otro la diputada parece ser que ya venía a anunciar algo que se está promoviendo, no algo que están consultando, por lo cual cree que la sociedad espera que los abogados tengan una autonomía racional y que no se les imponga una agenda legislativa.
“Solicitamos que los diputados escuchen a las comunidades que los han elegido porque ellos tienen la obligación de representar los valores y buscar el bien común de las comunidades, no de promover una agenda legislativa que les imponga su propio partido”, comentó.
De igual forma consideró que en los foros de este nivel, aunque se les habla a personas que no son especializadas en derecho, debe existir un diálogo donde se deje a un lado las ideologías (de un lado y de otro), y se busque no imponer una opinión sino una búsqueda de la verdad sobre el ser humano, la familia y la verdad que busque el bien común de la sociedad.
Explicó, que, si verdaderamente se busca la verdad y el bien común, entonces se debe quedar purificado de las ideologías que radicalizadas desgraciadamente llevan a la violencia verbal y hasta la física, pues existen momentos donde puede existir la pasión, pero esta no debe ser irracional ni estar peleada con la razón, puesto que se puede depender una postura sin llegar a la violencia.