Salvan bomberos árboles prehistóricos de los incendios en Australia

Parque Nacional Wollemi, despues de los incendios. Foto: Especial

Redacción

Los incendios forestales en Australia aún no dan tregua, los daños a la flora y fauna del país son severos, y tardarán años en recuperarse pues millones de especies nativas del lugar han sido arrasadas.

Entre toda la devastación, el Cuerpo de Bomberos logró salvar un bosque con árboles prehistóricos en el sureste de Australia, lanzando agua y agentes extintores desde tierra y aire, creando una barrera contra el fuego.

Incendios llegan a la zona del Parque Nacional Wollemi. Foto: Especial

Científicos determinaron, luego de una evaluación, que a pesar de que algunos de los ejemplares habían sufrido quemaduras, las especies lograrán sobrevivir.

Los árboles en cuestión son de la especie Wollemia nobilis o pino de Wollemia, que, según expertos, existía hace 200 millones de años y hasta hace poco se consideraba extinta.

Bombero es bajado de un helicóptero para revisar los árboles. Foto: Especial

En 1994 se descubrieron unos 200 ejemplares en los bosques templados húmedos, a 150 kilómetros al noroeste de Sídney; esta especie es considerada un fósil viviente, por lo que también recibe el nombre de “árbol dinosaurio”.

Bombero revisa uno de los árboles.Foto Especial

El ministro de Medio Ambiente del estado de Nueva Gales del Sur, Matt Ken, dijo que “el Parque Nacional Wollemi es el único lugar del mundo donde estos árboles se encuentran en la naturaleza y con menos de 200 ejemplares, sabíamos que teníamos que hacer todo lo posible para salvarlos”.

En su época de apogeo, el pino de Wollemi formaba extensos bosques a lo largo y ancho de Australia, Nueva Zelanda y la Antártida, pero ahora solo se encuentra en unos pocos kilómetros en las Montañas Azules de Nueva Gales del Sur, donde se ubica el Parque Nacional Wollemi.

Árboles prehistóricos sobreviven.Foto: Especial

Ante esta situación, el gobierno australiano mantiene en secreto su ubicación exacta para evitar que la acción del hombre pueda perjudicar a estos árboles, informó el sitio environment.nsw.gov.au.