Exhorta Conafor evitar incendios

Laura Sánchez
Cortesía

La Comisión Nacional Forestal alerta a la población sobre la manera de prevenir y controlar los incendios, ya que este año se prevén sequías extremas en la región, tanto en la zona montañosa y las faldas del pico de Orizaba.
“Exhortamos a la población que le gusta convivir con la naturaleza a apagar las fogatas, así como las personas que fuman a apagar de manera correcta el cigarro”, dijo el jefe de brigadistas del Conafor de la región de las altas montañas, David Rosales Pérez.
Uno de los proyectos de prevención es colocar señalamientos en lugares específicos donde transite de manera recurrente la población para que comprendan que no se deben realizar fogatas o en su caso apagarla de manera correcta y total, así como no tirar colillas de cigarro al aire libre y además tener limpia las áreas naturales.
En cuanto a los productores de campo, en este caso los cañeros que realizan quemas para preparar sus tierras para la nueva siembra, dijo que “se les da un asesoramiento sobre el uso del fuego y que este no escape y genere un incendio forestal”.
Otra actividad para cortar el fuego de manera física, son las llamadas brechas cortafuego que consta de cortar la continuidad del combustible o líneas negras, las cuales son hechas por quienes inicia la quema controlada y cuando el fuego llega a las brechas este se detendrá.
Cabe destacar que el 97 por ciento de los incendios son ocasionados por actividades humanas, y ante ello se hace un llamado para que ante cualquier conato de incendio forestal sea reportado de manera inmediata al 911.
En México los incendios son por causas humanas, en 2019 la Conafor contó con 153.6 millones de pesos en el programa contra incendios, más del 40 por ciento de las conflagraciones tienen origen en áreas agropecuarias que tienen colindancia con zonas forestales, hay muchos valles que queman pastos para tener forraje para el ganado y el fuego se propaga a los bosques o campos.
Usualmente la temporada de incendios sucede en Semana Santa que es cuando se elevan los casos atribuidos a descuidos de los visitantes con fogatas y cigarros que no extinguen adecuadamente en áreas boscosas.