Despedida y bendiciones

Adoración Castelán
El Mundo de Córdoba

Responsables de lo que venga de hoy en adelante, fomentando la comunicación para que su matrimonio sea siempre inmaculado, Ana Gabriela López Sayeg y Gabriel Estrada Alpízar realizaron su despedida de solteros bíblica organizada por su linda y unida familia.

La mamá de Ana Gabriela, Bety Sayeg, su abuela la señora Bety Sayeg y su tía Mariam Sayeg, se encargaron de que todo fuera perfecto para que la tarde se volviera significativa para la bella pareja. Uno a uno los invitados fueron llegando para dar inicio y escucharon con atención las palabras, las reflexiones que sacaron risas e incluso lágrimas de felicidad.

Se entregaron varios presentes a la joven pareja, cada uno de ellos con reflexiones preciosas que ellos escucharon para hacerse a la idea de lo que es una vida en matrimonio.

El papá de Ana Gabriela, Justo Alejandro López, les entregó un velero y con emoción les dijo: “Tú te has convertido en el capitán de estas nuevas aventuras que les tocará vivir en un solo barco, toma el timón y haz frente a las tormentas que los quieran tumbar, es tiempo que empiecen nuevas aventuras sin olvidar que en casa de sus padres siempre hay un puerto a donde pueden llegar”.

Y así abrazó con cariño a Gabriel, quien agradeció el gesto. La mamá de Ana Gaby, como cariñosamente la llama, entregó una figura de la Virgen de Guadalupe, que “estará bendiciendo y cuidando el nuevo hogar que se forma, recuerda que ella fue prometida y esposa de un hombre y que siempre supo decir sí cuando se trataba de amor, esa es la clave de la felicidad”, comentó, y con lágrimas abrazó con ternura a su preciosa hija.

Para finalizar el acto religioso, hicieron una oración juntos Ana Gabriela y Gabriel, pidiendo que su hogar sea un sitio de amor, pidiendo que Dios haga de sus vidas una página de Él.

Enseguida se dio paso a una elegante cena, donde todos pudieron disfrutar los alimentos y compartir el momento de felicidad con la familia que ahora forman los Estrada López.

Sin dudarlo fueron momentos realmente emotivos, llenos de sentimientos bonitos, reunidos todos para que Ana Gabriela y Gabriel sepan y refuercen la confianza y amor tan grande de todas las personas que siempre estarán para ellos y apoyándolos en esta nueva etapa de sus vidas.

Conmovidos nos retiramos llenos de emoción, y contando los días para su próximo evento. ¡Enhorabuena!