El debut

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

El equipo del Atlas comenzó a realizar ruido hasta ensordecedor, luego de meterse a la cancha del estadio Azteca y batir a un Cruz Azul sin rumbo fijo, para esperar de ellos una resurrección de película cara, confirmándose desde el inicio del certamen que por muchas intenciones que tenga el caballeroso Dante Siboldi al frente del equipo cementero, no reúne lo necesario para hacer reaccionar a un equipo, que ya totalizó veintidós años sin ser campeón de Liga.
Y Atlas todo lo contrario, teniendo ahí dentro de uno de los equipos leyendas del propio fútbol mexicano rentado, al futbolista cordobés José Javier Abella Fanjul dentro de un buen debut, mandado a la brega por el propio técnico Leandro Cufre, argentino nacionalizado mexicano, desde el comienzo de la batalla sabatina, respetando desde un inicio la notable carrera del zaguero, que como ya habíamos expresado en otros comentarios, nada más venia por una revancha largamente soñada, desde que llego a uno de sus equipos de sus amores, el Santos de Torreón, el charrúa Guillermo Almada como director técnico, no respetando para nada la gran carrera desarrollada por el cordobés por años y años con el equipo de Torreón, en donde en muchas ocasiones tomo el grado de capitán.
Pero si algo sabemos a ciencia cierta de José Javier, es su voluntad de hierro a levantarse de la lona en forma inmediata, por lo cual dentro de su salida de los guerreros albiverdes, que lo proyectaron a tener sus mejores partidos en el futbol profesional mexicano, y hasta en niveles internacionales, llegando a uno de los escuadrones más queridos en la ciudad de Guadalajara, el propio Atlas con esa su dieta terrible de no ser campeón de Liga desde la temporada 1950-51, bien se podría convertir en uno de los rayos de luces y de esperanzas, ofreciendo esa su energía siempre positiva, para el equipo tapatío,
Pareciendo que Abella Fanjul siempre ha vestido los colores del Atlas, dentro de una notable entrega de calidad y de lucha constante, que lo llevo a ser uno de los jugadores distinguidos de la zaga de los alguna vez apodados, amigos íntimos del balón, y ademas siendo el primer futbolista cordobés en jugar profesionalmente en la Perla de Occidente.
Comenzando bien el torneo tanto para el Atlas como para el Guadalajara, que no tuvo ninguna clase de empacho en vencer a un rival de segunda línea, los Bravos de Juárez, para exclamar presentes desde la jornada número uno del torneo de Clausura 2020.
Llenándonos de franca esperanza lo que termine de realizar José Javier, basado en su entrega plena de profesionalismo, y en el hecho de confiar al millón por ciento en su capacidad de gran jugador.
Teniendo al equipo de Cruz Azul como su notorio talismán, ya que cuando jugaba en el Santos, su debut en Liga fue enfrentando a los cementeros, y ahora con el jersey que mucho nos recuerda al martirio de San Lorenzo, el rojo de la sangre de un mártir, la volvió a hacer de gran manera.
Jugando por espacio de 66 minutos, poco a poco José Javier terminara de manera estelar las batallas de su nuevo equipo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz