‘Familias, influyen más que videojuegos’

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Los videojuegos con contenido violento no inciden en la ejecución de un acto como el tiroteo en un colegio de Coahuila por parte de un niño de 11 años; los videojuegos inciden en la normalización de la violencia.
Lo anterior en palabras de la psicóloga Doris Mancilla Rubio, quien detalló que más que un videojuego, inciden en el comportamiento del niño la situación familiar y el entorno en que interactúa.
Indicó que los padres deben estar al pendiente de sus hijos, cuidando sus emociones y sentimientos, su entorno y su historia de vida.
Detalló que es importante limitar a los niños en el uso de los contenidos que ve a través de la televisión, videojuegos o internet.
Por ejemplo, si le van a comprar videojuegos, que estos sean medianamente saludables y de acorde a su edad.
Así también, no mantenerlos tiempos prolongados de exposición, por ejemplo, una hora cada tercer día como premio a sus buenas calificaciones o tareas en casa.
Sin embargo, recomendó a los padres de familia cuidar el contenido de los videojuegos a los que acceden sus hijos, así como el tiempo que pasan frente a ellos.
Es que a decir de las autoridades, el niño pudo haber sido influenciado por el video juego Natural Selection que es uno de los múltiples juegos de acción.
Este juego combina el combate en primera persona con la estrategia en tiempo real. Cuenta en sus modos de juego con “marines contra alienígenas” , donde un soldado puede ascender y convertirse enComandante.
Desde su lanzamiento en octubre de 2002 ha tenido más de 2 millones de descargas y se ha jugado durante 2 mil millones de minutos, según estadísticas oficiales.
En ese sentido señaló que la sociedad vive sumergida en un ambiente de violencia a causa de haberle dado énfasis a contenidos violentos en televisión e internet como narco-series o telenovelas.

Hay desapego de los padres
Muchas veces los padres incurren en darle por tiempo prolongado estos aparatos para que se entretengan y no los molesten o mantenerlos quietos.
Señaló que hay un desapego de los padres hacia sus hijos. Por cuestiones de trabajo u otras actividades se tiene menos tiempo para atenderlos, quienes además tienen mayores estimulaciones desde pequeños.
Si a esto se suma la historia personal de cada individuo, además del temperamento, se tienen niños expuestos y vulnerables.
La historia familiar del niño que protagonizó este evento violento incidió en sus acciones; sin embargo, nadie quiere voltear a ver su historia familiar y se culpa a un videojuego.
Señaló que los niños antes tenían mayor capacidad de resistir cambios emocionales, pues su estimulación era distinta y no había tiempo para parar, era seguir adelante.
Esto hizo a niños mas fuertes emocionalmente, pero hoy se tienen generaciones que tienen problemas emocionales a una edad temprana.
“Los problemas emocionales y mentales de nuestra generación empiezan a los 40 o 50 años; antes no teníamos tiempo de deprimirnos o tener estrés. Ahora tenemos una generación de niños y jóvenes estresados y deprimidos”, comentó.