‘Familia, posible raíz de violencia‘

De la Redacción

La psicóloga Doris Mancilla Rubio descartó que los videojuegos con contenido violento incidan en la ejecución de un acto como el tiroteo en un colegio de Coahuila, sino que son otros factores, como la situación familia y el entorno en que el individuo interactúa.
Reconoció que los videojuegos permiten la normalización de la violencia, por lo que sería importante que los padres de familia cuiden el contenido de los videojuegos a los que acceden sus hijos, así como el tiempo que pasan frente a ellos u otros contenidos.
Al respecto, la especialista señala que vivimos sumergidos socialmente en un ambiente de violencia normalizada a causa de haberle dado énfasis a contenidos violentos en televisión e internet como narcoseries o telenovelas.
Sin embargo, expuso, hay un desapego de los padres hacia sus hijos, por cuestiones de trabajo u otras actividades se tiene menos tiempo con los hijos, quienes además tienen mayores estimulaciones desde pequeños que eso hace que generen otro tipo de capacidades.
Si a esto se suma la historia personal de cada individuo, además del temperamento, se tienen niños expuestos y vulnerables.
“La historia familiar del niño que protagonizó este evento violento (tiroreo) incidió en sus acciones; sin embargo, nadie quiere voltear a ver su historia familiar y se culpa a un videojuego”, agregó.
Por su parte, el psicólogo Miguel Romero Ramos señaló que el desapego por parte de los principales integrantes del núcleo social y familiar, es una de las principales razones que debilitan la resiliencia de los menores, lo cual los puede llevar a cometer acciones que violenten la vida de las personas que lo rodean, así como la suya propia.
Romero Ramos explicó que una persona no llega a quitar y quitarse la vida solo porque ha tenido un “mal día”, sino es producto de todo un historial de situaciones que poco a poco van deteriorando su visión de la vida; por lo cual es importante desarrollar una educación en los infantes que favorezca saber discriminar acertadamente los estímulos que comprometen su seguridad y tranquilidad.
Entrevistado al respecto, el padre Helkyn Enríquez Báez, vocero de la Diócesis de Orizaba, comentó que la situación que se vivió en Coahuila, donde un menor de 11 años disparó con un arma de fuego a su maestra y compañeros, acontecimientos lamentables de violencia, son fruto de la descomposición social que se vive en el país.