Mueren todos los pasajeros de avión ucraniano

Agencias

Ucrania e Irán han acordado coordinar sus esfuerzos para esclarecer la “terrible catástrofe aérea” del Boeing 737 en Teherán, escribió en Twitter el ministro ucraniano de Exteriores, Vadim Pristaiko, tras una conversación telefónica con su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif.
El Boeing 737 con destino a Kiev de Ukraine International Airlines (UIA), en el que se encontraban 167 pasajeros y nueve miembros de la tripulación, salió en la madrugada del miércoles del aeropuerto internacional iraní Imán Jomeiní y minutos después del despegue se precipitó al suelo por razones que aún se desconocen.
Todos los ocupantes de la aeronave, entre ellos 82 iraníes, 63 canadienses, once ucranianos (dos pasajeros y nueve tripulantes), diez suecos, cuatro afganos, tres alemanes y tres británicos fallecieron en el siniestro.

Mantienen cautela en investigación
El Gobierno de Kiev, capital de Ucrania, mantiene cautela ante las causas del accidente del Boeing en Teherán y pide esperar a los resultados oficiales de la investigación, en medio de una nueva escalada de las tensiones regionales. Ayer, algunos expertos consideraron que se debió a fallas mecánicas.
Zelenski, quien interrumpió su estancia en Omán para volver a Kiev tras conocer la noticia de este accidente que ha causado 176 muertos, ordenó también la apertura de una causa penal en Ucrania para investigar el siniestro ocurrido esta madrugada cerca de Teherán.
“He ordenado al fiscal general incoar una causa penal a raíz del siniestro del avión de UIA”, dijo Zelenski, quien agregó que “tienen que ser estudiadas todas las hipótesis”.
En la misma línea se pronunció el primer ministro del país, Alekséi Goncharuk, quien se negó en una rueda de prensa a comentar las posibles causas de la tragedia.
“Según nuestros datos, el avión se encontraba a 2.400 metros de altura (antes de la caída). La posibilidad de un error de la tripulación es mínima”, dijo el vicepresidente de la compañía, Ígor Sosnovski, en una rueda de prensa emitida en la red.
Agregó que los pilotos ucranianos de la aeronave accidentada eran unos profesionales experimentados con muchas horas de vuelo a sus espaldas. El avión fue fabricado en 2016 y pasó su última revisión técnica a dos días del fatídico vuelo, agregaron en la compañía.