Eterno amor

Laura Arely A.
El Mundo de Orizaba

Nayeli y Carlos se dieron el “sí” más importante de sus vidas. Los novios se conocieron, comenzaron una relación de noviazgo, y después de vivir un tiempo juntos, él decidió pedirle matrimonio, ella emocionada aceptó; a partir de ahí la novia empezó a buscar su hermoso vestido y todos los demás detalles que se hacen para el gran día de la boda.
La ceremonia se llevó a cabo en La Concordia, llegaron acompañados de sus familiares, padrinos y amigos para ofrecer ante Dios una promesa de amor. La misa fue muy emotiva pues ambos entrelazaron las manos y con miradas tiernas se juraron amor eterno, todos los presentes fueron testigos de este bello acto de amor.
El padre celebrantes les obsequió la bendición nupcial, les dirigió un gran mensaje en la liturgia, pues ahora forman una maravillosa familia y ahora con la bendición de Dios guiarán a su hijo en la fe y la enseñanza.
Horas más tarde todos los invitados llegaron puntuales a un conocido salón de fiestas donde compartieron esta gran alegría junto a la pareja ahora formados como marido y mujer en la fe cristiana.
Los invitados estuvieron felices disfrutando de la cena y del gran ambiente que hubo pero sin duda los más emotivo de la noche fue ver a los recién casados bailar su vals con su canción favorita.
Todo trasncurrió en una atmosfera incríble. ¡Felicidades!