Nervio ciático: Adiós al dolor con 4 ejercicios y masaje.

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Ana Tere Herrera

¿Quién no se quedó “duro” alguna vez? El malestar en la espalda es uno de los males de la época, muy común como consecuencia de las malas posturas y el sedentarismo. Por eso te contamos qué es el Síndrome Piriforme y cómo tratarlo con estos simples ejercicios.
El pinzamiento o la inflamación del nervio ciático puede llegar causar una molestia insoportable. El dolor se siente en el glúteo, en la zona posterior del muslo y de la pierna. En ocasiones incluso se extiende hasta los dedos del pie.
El malestar puede presentarse por varias causas, por eso es fundamental consultar a un terapeuta físico antes que nada. Una de las causas puede ser presentar una hernia de disco en la parte lumbar, éstas se caracterizan por generar un dolor terrible, en esta parte te ayudará un Traumatólogo. La otra causa es por el Síndrome Piriforme que consiste en la compresión del nervio ciático por el músculo Piramidal. Este músculo está localizado en el plano profundo de la pelvis, por debajo de la musculatura glútea. Cuando el músculo Piriforme se inflama o se contractura puede presionar al nervio y genera la sintomatología clásica que acompaña a este síndrome.
El tratamiento mediante ejercicios de estiramiento para aliviar los síntomas es muy efectivo. Tanto que muchas veces los mismos terapeutas lo recomiendan a sus pacientes y éstos los practican en a la hora de aplicar un masaje.

Dos ejercicios mágicos:
1. Pierna cruzada: Recostado en el suelo, si quieres puedes usar una colchoneta o una lona para no sentir frío. Apoya las plantas de los pies en el piso, cruza la pierna derecha sobre la izquierda y abraza ambas piernas en esta posición. Luego del otro lado. Trata de mantenerlo unos 15 segundos y respirar en la postura. Repetir este ejercicio varias veces al día para relajar y estirar el musculo.
2. Relajar el periforme: Para estirar este músculo primero tienes que acostarte en el suelo, bien relajado, boca arriba. Flexiona la pierna afectada por el dolor hacia el pecho y abrázala, mantiene la posición durante algunos segundos y soltar, hacerlo del otro lado para relajar la cintura.
3. Masajes lumbares: Con la ayuda del masajista o terapeuta flexiona ambas piernas hacia el pecho, y con las manos en las rodillas has círculos concéntricos hacia adentro y hacia afuera. Esto contribuye a masajear toda la zona de la cintura.
4. Hoja plegada: Esta es una posición de yoga ideal para relajar la zona. Arrodíllate en el piso con las rodillas abiertas el ancho de los hombros, luego trata de apoyar la cola en los talones, estira los brazos y apoya la frente en el piso. Relaja la posición y repite.
Si te encuentras un masajista o fisioterapeuta certificado, él te podrá ayudar ya que logrará ejercer la presión requerida y los estiramientos necesarios sobre tus músculos contracturados y alcanzar aliviar el dolor. En la mayoría de las veces estos profesionales cuentan con equipo de apoyo como ultrasonido y aplican un desinflamatorio el cual alivia en menos tiempo el dolor.
Es importante asistir con personas capacitadas que cuenten con la experiencia para calmar tu dolor y relajar tus músculos.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz