Los mejores años de nuestras vidas

Hablemos de Cine

Los mejores años de nuestras vidas

Por Tomás Setién y Natalia Setién Aguilar

El retorno del infierno de la Segunda Guerra Mundial, funde la amistad sincera y eterna de un grupo de soldados que cuando vivían en el pueblo amado, hacia donde retornan, eran de clases sociales enteramente diferentes, un potentado, un ser pobre pero feliz, todos ellos marcados por la ignominia de la guerra, que durante el vuelo del retorno se hacen una y mil preguntas de como serán recibidos por sus seres queridos, sobre todo el que casi los dejo en desamparo. para tomar las armas y defender a su nación. casi de a chaleco, dejando casi desamparada a una gran familia. mientras que el tercero en cuestión, retornara a su hogar sin tener manos, mutiladas en uno de los ataques del ejercito alemán a sus trincheras,
Con base a un reparto impresionante, gestado el año de la realización del filme Los Mejores Años de Nuestras vidas, en 1946, encabezado por uno de los mas sólidos actores de aquel Hollywood siempre con la magia encima, Frederic March,llevando el rol de un comandante cargado de medallas al mérito en plenas batallas ante el enemigo. hombre que a simple vuelo de vista parece perfecto, de rica familia y de elogios sin fin.
Combinando sus meditaciones con los que terminaran de ser sus mejores amigos, Fred (Dana Andrews) el que dejo al garete un hogar recién formado. y carente de una buena cantidad de dinero, siendo el tercero Homer (Harrold Rusell) es el que sufre mas. pensando en como será el reconocimiento de sus seres queridos al ser un lisiado de guerra. y prácticamente un cero a la izquierda con la perdida de sus manos.
De igual manera crece la duda entre las esposas de los tres amigos, que de repente callan, contemplando el paisaje de un retorno mas cerca, apareciendo por igual con conflictos internos Myrna Loy, Teresa Writh y Virginia Mayo, sin saber a ciencia cierto como volverán sus respectivos esposos.
Viviéndose finalmente decepciones, rompimientos de amores, pero también refortalecimientos de los mas nobles sentimientos, dentro de una cinta en la cual finalmente triunfa el amor, y porque no la gran lluvia de Oscares que se llevo dicho filme en el año del 47, nada menos que nueve, destacando entre todos ellos los dados a Frederic March como el mejor actor, la mejor película, el mejor director Wylliam Wyler, mejor actor de reparto Harrold Rusell, Banda Sonora y mejor guión adaptado.
Hollywood de esa manera premiaba el retorno de los héroes estadounidenses de la propia guerra, entregándoles al final del cinta, que fue la primera en arrasar Oscares de la historia, el amor pleno de sus propias familias, para entender de manera plena y convincente, que Los Mejores Años de Nuestras vidas, siempre serán remarcados por el amor.
Después el cine nos mandaría otra razón de ser de los soldados retornando del averno de la guerra en cintas como Nacido el cuatro de Julio y mucho antes Barreras Trágicas con la actuación de Marlon Brando enmarcados por la locura y el olvido.