Apasionado de la naturaleza

Paco Montes
El Mundo de Córdoba

Aún siendo niño, Beto se visualizó como médico veterinario. Creyó que sería la mejor opción para ayudar a los animales, pero como en muchas historias, los años le sirvieron para entender que si quería colaborar con la vida silvestre podía tomar un camino paralelo.
Esta historia se encuentra en pleno desarrollo, todavía no ha llegado a su climax, pero en algún momento sucederá. Y es que Alberto Cervantes Murguía camina por un sendero que naturalmente lo llevará a la cosecha de lo que ya comenzó a sembrar. Hoy está cumpliendo 23 años de edad y ya sabe hacia donde va.
El “maestro Beto” (como lo conocen en la escuela en la cual imparte clases) es un apasionado de la naturaleza, creyente de que los seres humanos podemos rescatar lo que hemos destruido durante años. Así, es común verlo ofreciendo pláticas para salvar al ajolote de la Ciudad de México, como haciendo limpieza en el río San Antonio, en Córdoba; o recogiendo la basura de la barranca del Metlac, con sus amigos, quienes se han sumado a la causa.
En su camisa verde resalta una palabra bordada: “Huitzil”, que en nahuatl significa “colibrí”, como él mismo se identifica, “es como el colibrí, andaba de un lado a otro. Una de las características es que soy alegre y el colibrí con sus colores representa esa alegría; además es un ave maravillosa, que no sabes la paz que me trae”.

Juventud y ganas por mejorar el mundo
Beto es originario de la ciudad de Córdoba, estudió hasta el quinto semestre de Biología en la Universidad Veracruzana y actualmente estudia la carrera de Desarrollo en Ecoturismo en línea. Alterna sus estudios con actividades a favor del medio ambiente.
“Tuve la gran fortuna de nacer en medio de una familia que le gustaban los animales, y el bisabuelo Alberto tenía guacamayas, tucanes, y me fui enrolando en el mundo de las aves, ahí inició el contacto con la naturaleza, que más adelante la enfoqué”, platica.
El joven naturalista ha tenido la oportunidad de viajar a Hungría, Alemania, España, Italia y Holanda, como parte de proyectos de investigación, donde ha conocido a personas que ya están aplicando estrategias a favor de la naturaleza. Esas personas lo han contagiado de la pasión por ayudar al medio ambiente, así que tiene en mente que para el 2030 su proyecto Huitzil pueda rendir frutos a través de los niños y jóvenes que se han involucrado.
“La mayor motivación es conocer todo el mundo; hacer investigaciones de toda la fauna y flora que existe en el mundo. Es maravilloso, pero sin duda, ¿qué mundo le dejaremos a las nuevas generaciones? eso me motiva: dejar un mundo mejor, pienso en todas las personas que aún no están acá, pero estarán”.
Alberto es conocido como “el maestro Beto” debido a su función docente en una institución privada de Fortín de las Flores, donde  comparte con alumnos de primaria, secundaria y bachillerato su conocimiento sobre la flora y la fauna. Cree que las semillas a favor del mundo deben sembrarse en ellos.
“(Los niños)Son los próximos guardianes del planeta. Espero que este ejército crezca y que para el 2030 quede marcado en generaciones y que pueda notarse en la historia”, comenta.

Proyectos en pro del medio
Durante el 2019, Beto desarrolló un proyecto de difusión sobre la importancia de rescatar al ajolote, el anfibio en peligro de extinción que vive en los canales de Xochimilco, en la Ciudad de México.
En colaboración con el Museo de Córdoba, el año pasado encabezó una exhibición que fue contemplada por mil 200 jóvenes y niños de distintas escuelas de la ciudad, además, junto con alumnos de una institución educativa, lograron colaborar con la liberación de más de 800 ajolotes a Xochimilco, ¡un gran logro!
“En el año de 1970 el gobierno mexicano lanza un proyecto para Xochimilco, les regalan la tilapia, la mojarra, la implementan arrojándola al canal sin percatarse de que iban a acabar con el ajolote”, cuenta.
Por ello, en los últimos días de 2019 y hasta marzo de 2020 participará junto con sus alumnos en la reproducción de más ajolotes, para que en la entrada de la primavera, puedan volver a involucrarse en la liberación de estos y ayudar a que el ajolote sobreviva.

Teles, camas y refris ¿En ríos y barrancas?
A Beto lo mueve el amor por la vida silvestre. Las acciones en las que colabora junto con sus amigos, a quienes invita cada vez que le surgen los proyectos, surgen sin interés económico. Como por ejemplo, el plan de limpieza del río San Antonio, en el que colaboraron jóvenes del grupo scouts Huilangos, y limpieza a la barranca del Metlac.
En el Metlac recogieron más de una tonelada de basura, entre la que sobresalió el PET, sin embargo, lo que más les llamó la atención es que había mucha basura electrónica, como televisores y refrigeradores. Lo mismo sucedió en el río San Antonio, donde habitan mapaches, chachalacas, anfibios, peces, zorros y más animales y diversas especies de plantas y árboles. Ahí encontraron hasta colchones.
“Con amigos logramos en 4 meses quitarle cerca de una tonelada de residuos sólidos que no se pudieron reciclar, una tonelada que se fue a la basura porque mandábamos los botes de PET a reciclaje pero una tonelada como tal ya no se pudo, hablo de basura electrónica; lavadoras, televisores”, indica.
Y agrega: “Como soy de Córdoba, que mejor que este bello paseo (río San Antonio), aquí implementamos con scouts Huilangos, retiramos 100 kilos de basura en la primera ocasión; después fueron 200 kilos y se fue generando una ayuda donde pudimos hacer amistad con otras personas”.

Proyectos
Para este nuevo año, “Huitzil” planea visitar el desierto de Chihuahua, el más extenso de América del Norte,  además del desierto de Tehuacán, lugar donde se encuentran las cactáceas más antiguas. La información que pueda recoger sobre estas experiencias serán compartidas no sólo con los niños y jóvenes, sino con todos los que quieran sumarse a la lucha a favor del medio ambiente, pues entre sus planes está el de abrir un canal de Youtube, para poder ofrecer información relativa a la naturaleza.
“Gracias a todas las personas que nos han apoyado, les doy las gracias porque me permiten llegar y soy una persona que me he dado cuenta de que en Córdoba les agrada el proyecto y me han abierto las puertas de sus casas, y a todos los niños a los que Huitizl ha llegado, les mando un saludo, ustedes son los próximos “guardines del planeta”.
Beto se despide con la naturalidad que lo caracteriza. Platica de animales y plantas con una emoción que contagia. El año está iniciando y los proyectos están listos para aterrizarse, seguramente este 2020 habrá noticias que serán favorables para el medio ambiente y en el que “Huitzil” estará involucrado, ¿están listos y listas para apoyar?

DATOS
La frase
“Encontré una consciencia hacia el mundo natural, personas que están trabajando duro por un problema que sabemos que existe pero que no estamos atendiendo”.
Alberto Cervantes Murguía,
naturalista.

“En este año 2020 queremos presentar el inicio de cómo fue que se formó la tierra. Esta no se hizo en un dos por tres, y que sí en un dos por tres la estamos llevando a la fregada”
Alberto Cervantes Murguía,
naturalista.

¿Qué es Huitzil?
Huitzil es un proyecto de divulgación del conocimiento científico que pretende crear conciencia sobre el medio ambiente y la importancia de proteger a las especies en peligro de extinción, y reconectar con el entorno.