Superando la adversidad


Pablo Salas
Cortesía

María Dolores Rosas tiene una enfermedad degenerativa conocida como retinosis pigmentaria. Tiene visibilidad únicamente de un 10 por ciento, en tercero de secundaria los problemas aumentaron cuando profesores dudaban de su padecimiento.
A pesar de su discapacidad visual, María Dolores es atleta paralímpica y ha participado en justas estatales y nacionales, obtenido medallas significativas en lanzamiento de jabalina y bala. Desde los 3 años fue diagnosticada con la enfermedad que fue deteriorando gradualmente su vista. Al principio los lentes de aumento la auxiliaban en esta discapacidad, pero en tercero de secundaria la poca visibilidad en el pizarrón fue motivo para hacerlo del conocimiento de directivos y maestros, aunque dudaban de su veracidad.
Ilusión y entusiasmo son las principales características que la describen, quien con una sonrisa en el rostro, expresa lo difícil que ha sido el camino, lo complicado y dramático que fue perder la vista a los 15 años.
Actualmente estudia la carrera en Derecho. Laescritura del sistema Braille y escritura en computadora son aprendizajes que ha a logrado con mucho empeño, junto con su mamá y familiares ha perseverado en los últimos cinco años.
A participado en paralimpiadas estatales y nacionales de manera destacada situación que la motiva a seguir adelante; en los siguientes meses se preparará para competir en la paralimpiada estatal donde espera obtener un pase en el nacional.
Asegura que la clave del éxito ha sido vivir contenta y feliz con lo que tiene y quienes la rodean, recordó que no existe adversidad que no pueda superarse, aunque es difícil en el camino ha encontrado personas que la han motivado.