Crecen empleos mal remunerados

Carmen Lara
Cortesía

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el Mercado del Trabajo cierra el año con 10.6 millones de personas en precariedad laboral, es decir, tienen trabajo, pero con bajos sueldos y jornadas laborales insuficientes; de acuerdo al Inegi Veracruz, ocupa el segundo lugar a nivel nacional en precariedad laboral.
Veracruz no es la entidad con mayor precariedad , sin embargo, el crecimiento que ha tenido en los últimos tres años y medio la colocó al segundo lugar nacional, desde la séptima posición que ostentaba en el año 2014.
En el estado trabajan más de 802 mil veracruzanos en condiciones precarias, es decir, una de cada cuatro de las personas que tienen un empleo en la entidad.
En el año 2014 la cantidad de personas ocupadas con empleos precarios en el país era de 12 por ciento; en junio de 2018 era del 15.4 por ciento, sin embargo, en el estado de Veracruz esta relación paso de 15 a 25 por ciento, en el mismo periodo lo cual representa el mayor crecimiento entre los 32 estados y el triple del promedio nacional.
Los trabajos precarios pagan menos del salario mínimo por una jornada mayor a 35 horas por semana, inclusive en algunos casos pagan un poco más por una jornada mayor a 48 horas, lo cual resulta ser más de las ocho diarias que establece la Ley Federal del Trabajo.
A pesar de que Veracruz cuenta con infraestructura que podría impulsar la actividad económica y mejorar la calidad de sus empleos, la realidad es otra. El estado se encuentra conectado al mundo a través de cinco aeropuertos y 10 puertos marítimos, mismos que ProMéxico ha calificado con un potencial inagotable de posibilidades para el comercio exterior.
Este año 2019 en México sumaron al menos 2.4 millones más de personas a las condiciones precarias de trabajo, pues en el año 2018 la cifra era de 8.1 millones, lo cual indica que es muy probable que las personas trabajen 48 horas semanales con un sueldo de 3 mil pesos al mes.
Los trabajadores en condiciones precarias pasaron del 15 al 18.5 por ciento en un año en México, lo cual deja que ver que existe un panorama de condiciones inadecuadas tanto del empleo, como de los ingresos.