Rusia bombardea el norte de Siria: hay al menos ocho muertos

Foto: Especial

Redacción

Al menos ocho personas, entre ellas cinco niños, murieron durante un ataque al norte de Siria, luego de que Rusia bombardeara una escuela donde se encontraban refugiados.

Los hechos se registraron la víspera de Navidad, durante un ataque comandado por Rusia contra Jubass, una localidad al noroeste de Siria, cerca de la provincia de Idlib, que alberga a desplazados por la guerra.

Desde el 16 de diciembre, las fuerzas del régimen de Bashar al Assad, respaldadas por aviones rusos, intensificaron sus bombardeos en la región, donde además se registran violentos enfrentamientos con grupos yihadistas y rebeldes.

Este nuevo conflicto se suscitó dentro del marco de una ofensiva que busca recuperar la provincia que se encuentra en manos de rebeldes de distintos grupos, entre ellos uno vinculado a Al Qaeda, informó el sitio de noticias DW.

Sin embargo, el martes el portavoz de Turquía, Ibrahim Kalin, dijo durante una conferencia de prensa, que estaba en conversación con Rusia para asegurar un nuevo alto al fuego en Idlib.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), manifestó su alarma por la violencia contra los niños en Idlib, pues se ha intensificado.

“La ONU exige a todas las partes asegurar la protección de los civiles, y permitir el acceso libre e inmediato a las organizaciones de ayuda humanitaria”, dijo, Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de Naciones Unidas.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), las fuerzas de Damasco tomaron desde el jueves el control de 40 aldeas cerca de la provincia Idlib, acercándose a una ciudad clave al sur de la provincia.