‘Pega’ desempleo a 121 mil en Veracruz

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

El número de desocupados en Veracruz se incrementó en un 26 por ciento en este año para sumar un total de 121 mil 442 personas sin trabajo. Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENEO) del Inegi señalan que seis de cada 10 veracruzanos sin empleo tienen al menos preparatoria o alguna licenciatura y más de la mitad son jóvenes menores de 30 años.
Al término del tercer trimestre de este año, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que la tasa de desocupación nacional fue del 3.6 por ciento de la Población Económicamente Activa, con lo que de manera consecutiva registró cuatro meses en el mismo nivel.
Para el caso de Veracruz la tendencia ha ido al alza, pues a inicio de año se estimaron 96 mil 375 desocupados, cifra que para el tercer trimestre del año subió a 121 mil 442 personas sin algún empleo, es decir un 26 por ciento. De éstos, 73 mil 746 son hombres (60 por ciento) y 47 mil 696 son mujeres (40 por ciento). Estos son los últimos datos que reporta el Inegi.
Quienes tienen mayor escolaridad sufren de la falta de oportunidades laborales, ya que 72 mil 475 desocupados cuentan con estudios de nivel medio superior o superior, lo que representa un 59.68 por ciento del total de personas sin empleo.
Por edad, los jóvenes son los que predominan en esta situación. El segmento de 15 a 19 años de edad suman 53 mil 398 personas sin ocupación (43.9 por ciento); quienes tienen de 20 a 29 años de edad se cuentan 14 mil 138 sin empleo (11.6 por ciento del total). De esta manera en Veracruz el 55.5 por ciento de las personas sin un empleo tienen menos de 29 años de edad.
Aún cuando este sector de la Población Económicamente Activa (PEA) se le ha denominado como “nini”, cabe destacar que poco más del 87% tiene experiencia laboral (105 mil 727 desocupados), en la que prevalecen los jóvenes, pues 51 mil 803 menores de 29 años tienen experiencia laboral (42.6 por ciento).
Para el economista Jorge Vázquez Puya los programas de asistencia social, como el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, son un aliciente que ayuda a una parte considerable de la sociedad a tener alguna oportunidad, sin embargo esto no resuelve el problema de la desocupación.