Valor de un ídolo

Tomás Setién Fernández

Las despedidas de Ronaldinho en zona mexicana cuestan un dineral, al que se arriesgue a sacar el pañuelo blanco empapado en llanto, sin saber porque, apuntando todo a los pesos constantes y sonantes perdidos, dentro de los adioses de un tipo que si fue un genio jugando al futbol profesional, todo lo supero en el aspecto de la mercadotecnia, sabedor de que en La Gran Tenochtitlan todo el mundo se desgarra la camisa y las demás prendas de vestir, por ver de cerca a un ídolo, que si dejo de serlo hace ya mucho tiempo, el corazón y el intelecto de los mexicanos lo tienen asegurado de aquí a la eternidad.
Cobrando dentro de un supuesto para albergar un fondo altruista, hasta por saludar, el ex astro carioca organizo un show de muchos pesos en Cancún, nada tonto, en donde por una fiesta dentro de un hotel de lujo se cobro la bonita cantidad de dos mil quinientos pesos por persona, teniendo la oportunidad los que sacaron la cartera con la velocidad de un pistolero su arma en el viejo Oeste, de convivir con Ronaldinho.
Y luego sin salir todavía al estadio en donde radica tal vez para siempre el equipo del Atlante, en una cascara de playa los boletos costaron dos mil cien pesos.
Y que decir cuando a la hora del partido oficial de su despedida, los organizadores no acomplejaban la cantidad de dinero pactada para la realización de ese cotejo, por lo cual en el estira y afloja dicho juego que no paso de ser una cascarilla más, sufrió la interrupción de hora y media, valíéndole nada al que fuera astro en el futbol mundial, la espera de un publico entre mártir y lelo.
Ya en su segundo partido de despedida, llevado al cabo el pasado viernes en la cancha del estadio Agustín Coruco Díaz de Zacatepec, Morelos, las cosas rodaron un poco mejor, apareciendo otro show inesperado, con la presencia del señor gobernador del Estado de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, ahora casi del brazo con el pueblo oprimido, y dejando ya en paz aquellas sus posiciones de prima dona, sobre todo cuando jugo con el equipo de los Tiburones esos si, Rojos del Veracruz, sosteniendo un encuentro de tenis-futbol con Ronaldinho, a lo mejor causando algún impuesto extra dicha exhibición, ya que el que fuera genial jugador amazónico cobra hasta por respirar.
Evocando pero nunca mandando boletos gratis de sus partidos de despedida en México, su paso con los Gallos del Querétaro, dentro de un trabajo mas o menos regular, dentro de la disputa de 29 cotejos en donde anotó 8 goles.
El único valor de esos juegos con ribetes de pachanga es que el dinero constante y sonante llegara a una causa altruista, esperemos que así sea, y si es así, bienvenido Ronaldinho, amo de la mas absoluta mercadotecnia, por cierto ante mas de cinco mil espectadores el equipos de Cuauhtémoc Blanco venció al de Ronaldiho seis tantos por cinco, yendo a parar lo recaudado a los niños que cobija el DIF de Morelos. Así si, que cobre por el aire que respira Ronaldinho.

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz