Difieren abogados por ‘papá justiciero’

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Por encima de las emociones que despertó el caso del ex-militar que mató a balazos a un presunto secuestrador e hirió a otro por defender a su hijo, el caso debe llevarse con el riguroso proceso legal, coincidieron litigantes, sin embargo ha originado criterios encontrados.
El pasado domingo “don Ramón” recibió una llamada de su hijo, quien le pidió ayuda porque unos hombres a bordo de una camioneta seguían su vehículo, el padre salió con un fusil y se enfrentó a los sujetos, quienes le dispararon, respondiendo a los balazos y mató a Genaro “N”, uno de los presuntos secuestradores; el resto huyó.
El ex-militar alegó que actuó en defensa propia y que conocía a Genaro, quien vivía en Nogales, porque el año pasado secuestró a una de sus hijas. Puesto “don Ramón” a disposición de las autoridades, se le impuso como medida cautelar un año de prisión, y con ello la movilización de personas que salieron a manifestarse en su defensa.
Para la abogada Dolores Caña Castillo no hay suficientes argumentos para afirmar que el señor Ramón actuó en defensa propia, en tanto la situación se dio fuera de su domicilio y en supuestos que él consideró.
“Aquí no se podría alegar la legítima defensa porque él mismo alega que pretendía secuestrar a uno de sus hijos, pero él no impidió ese acto, simplemente llegan las personas y él les dispara por lo tanto ellos lo estaban ejecutando ningún acto que nos pudiera hacer creer que efectivamente pretendían secuestrar a su hijo. No ocurrió dentro de su domicilio, no estaba protegiendo un bien al que tenía derecho de proteger”, consideró.
Sin embargo indicó que el caso es complejo pero que el Juez de control tendrá que llevar a fondo la investigación desahogando todas las pruebas que existan y verificar si efectivamente estas personas iban con la intención de secuestrar al hijo o si solo fue una situación de psicosis.
En contraste, la abogada Clemencia Manzur Aguilar consideró que debido a la situación, el caso podría salir en favor del señor “Ramón”, ya que él sí ejerció el derecho de su legítima defensa al ver a uno de sus familiares amenazados.
“El Fiscal que conoce el asunto cumple con su deber, pero es a la parte de la defensa de Don Ramón a quien le toca demostrar por todos los medios que actuó en legítima defensa, desafortunadamente esta legítima defensa todavía no se encuentra en nuestros Códigos”.