Lectura del santo Evangelio según San Lucas 1:39-48

Germán Alpuche

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.
Entonces Isabel quedó llena del espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre¡. ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?. Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue enunciado d parte del Señor”.
Entonces dijo María: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava.
Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede”.
Palabra del Señor.

En este día de importante para la nación mexicana cito las palabras del Papa Juan Pablo II dirigidas desde México el 22 de enero de 1999:
“María es un camino seguro para encontrar a Cristo…la Santísima Virgen, de manera especial está ligada al nacimiento de la Iglesia en la historia de los pueblos de América, que por María llegaron al encuentro del Señor.
En todas las partes del Continente la presencia de la Madre de Dios ha sido muy intensa desde los días de la primera evangelización, gracias a la labor de los misioneros. En su predicación ‘el Evangelio ha sido anunciado presentando a la Virgen María como su realización más alta. Desde los orígenes -en su advocación de Guadalupe- María constituyó el gran signo, de rostro maternal y misericordioso, de la cercanía del Padre y de Cristo, con quienes ella nos invita a entrar en comunión‘.
La aparición de María al indio Juan Diego en la colina del Tepeyac, en el año 1531, tuvo una repercusión decisiva para la evangelización…Por eso, no sólo en el Centro y en el Sur, sino también en el norte del Continente, la Virgen de Guadalupe es venerada como Reina de toda América” (Ecclesia in America 11)

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz