Olvidados

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Los Olvidados no se convierte en otro filme para honrar a Luis Buñuel en las penumbras de los cines, sino en el golpe mortal a lo sueños de la juventud orizabeña al futbol profesional, luego de que se quedaron vestidos y alborotados los integrantes del equipo militante en la Tercera División Albinegros, nunca llegando el equipo contrario, Reales de Puebla, ni lo principal, el cuerpo de árbitros que sancionarían el partido.
Y todo esto debido a la desafiliación del equipo patrón de los orizabeños, los Tiburones Negros del Veracruz, que ya cobraron su primera víctima inocente a todas luces, sin deberla ni temerla, no recordándose un caso similar en la incomparable Pluviosilla, que haya ocurrido dentro de la sublime historia del balompié de paga en ese sitio.
Uniéndose a Los Olvidados, con un argumento mas intenso y dramático que aquella excelente cinta de Buñuel, que narraba las desventuras de los niños de la calle, precisamente en lo que hoy se conoce como Colonia Roma, en el desquician Distrito Federal, más de mil trabajadores que se quedaron sin chamba, dentro del panal ya sin una gota de miel del equipo del Veracruz, realizando la chuza terrible y casi mortal una directiva, que finalmente fue acorralada y castigada de ejemplar manera.
Y hagan ustedes sus cuentas, boleteros, utileros, equipo femenil, equipos Sub, vendedores en el interior del Estadio Luis Pirata De La Fuente, e inclusive aquellos que organizaban viajes para ver las desdichas y miserias del Veracruz en la cancha, todos borrados, desde el día en que se anuncio que el equipo profesional jarocho ya estaba lo debidamente fuera del extenso pizarrón, en donde se colocan las altas y bajas del propio futbol mexicano rentado.
Y dentro de lo curioso de este penoso asunto, todavía un buen numero de jugadores pertenecientes al primer equipo del Veracruz, siguen entrenando como si hoy fueran perdonados los pecados mortales de su propia organización, y mañana jugaran su primer partido ya debidamente limpios y frescos.
Algo o mucho que contestar a la Santa Inquisición debe de tener guardado Fidel Kuri, para sostener siquiera viéndolos en los entrenamientos a ese grupo de jugadores al millón por ciento de profesionales, que como los capitanes de los buques en alta mar, serán los últimos en abandonar la torpedeada nave del olvido.
Un desenlace feliz en el caso del equipo del Veracruz, dudamos mucho de que tenga un final mas feliz que la comentada película de Luis Buñuel,en donde se derramaron lagrimas de pesares por una niñez y juventud perdida para siempre.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz