Nuevos dueños

Tomás Setién Fernández

Con la antigua dirigencia del equipo de los Tiburones Negros del Veracruz ya plenamente ejecutada, no sabiendo si colgada del árbol mas gigantesco del Puerto, o sus cuellos rebanados por la guillotina, Gobierno del Estado asume el poder máximo de un equipo muerto en su totalidad, por lo cual se ve enteramente difícil, y más en nuestros tiempos, una plena resurrección del escuadrón del Veracruz, abriéndose las puertas tímidamente a los que serán sus nuevos dueños, luego de la desafiliación de los que escribieron la peor pagina en la historia del que fue un gran equipo, sobre todo en sus inicios, antes de las llegadas de los buques piratas, colocando los balones al lado del oro y las piedras preciosas, muy al estilo de la isla del tesoro.
Imponiéndose el reclamo del propio equipo del Veracruz, para que garras limpias de todo pecado, asuma la dirigencia de lo que en estos momentos no es nada, gente importante y rica del Puerto Jarocho que se eche al equipo hacia sus espaldas, como en aquellos tiempos de oro dibujados eternamente por Don José Lajud Kury, del cual nunca nos cansaremos de decir que fue el mas ejemplar de todos los dueños, que en la mayoría de las ocasiones tomaron al equipo jarocho como charpe, para sus motivos y metas muy personales.
Gente bien intencionada del Puerto quisieron continuar la labor de Don José, tomando al equipo, como los casos de Juan Lara Castilla y Jose Ajó Lozada, pero finalmente el agua se les virtió entre sus manos, un mucho por desconocer el terreno que pisaban. en donde ya el fútbol mexicano rentado tenia pillos y truhanes de las peores especies y calañas, terminando el par de elementos, mas buenos que el pan, deshechando a los Tiburones Rojos.
No contemplándose en tiempos actuales quien tome la batuta caliente del equipo de fútbol profesional veracruzano en el Puerto, por lo cual como ya se ha dicho hasta el cansancio, solo la compra del equipo de alguien ajeno a haber nacido en Veracruz. podría darle algo de cuerda al equipo porteño, contemplándose como algo muy lógico que si el tutor televisivo de este conjunto, TV Azteca no desea nada con los porteños, el nombre que ya es inmortal para muchos viejos seguidores de los Tiburones Rojos desaparezca, surgiendo otros equipos de sus propios deshechos.
Lo de Gobierno del Estado, con una gran cantidad de hechos que cubrir para ir dejando poco a poco la paz y la concordancia, es su misión particular, aun evocando aquella Tiburomanía creada por otro Gobierno veracruzano, cuando las olas de la mar aun resonaban con perfección sobre los riscos jarochos. Eran otros tiempos.

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz