Irá a cárcel quien gaste de más: SAT

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Si el Sistema de Administración Tributaria (SAT) detecta que un contribuyente está gastando más de lo que reporta de ingresos, podría ser catalogado como delincuente o evasor y alcanzar hasta seis años de prisión.
A partir del 1 de enero de 2020, las compras que se realicen con tarjeta de débito o crédito estará enlazada con el RFC del cliente, y generarán una factura en automático, la cual le llegará al SAT.
Con las facturas se busca evitar pedir un ticket para generar más tarde el comprobante fiscal, y tendrá un fin recaudatorio y fiscalizable.
El contribuyente puede ser requerido por discrepancia fiscal, es decir, cuando sus gastos son mayores a sus ingresos declarados ante Hacienda.
El contador Fernando Mejía, señaló que los contribuyentes tienen que adoptar y fortalecer una cultura financiera fiscal que no se había tenido, pero ahora por necesidad se debe tener.
A la fecha, el SAT no puede fiscalizar los ingresos por comercio informal, trabajos o actividades que no se reportan ingresos, como la renta de casas o servicios médicos.
Pero a partir del próximo año, los podrá detectar por el gasto que hacen los ciudadanos al emitir factura automática y con el CoDI (Comercio Digital).
El también asesor financiero explica que la persona que hace trabajos independientes tiene la necesidad, a lo mejor, de financiar su vida con tarjetas de crédito que después paga en efectivo: un efectivo que el SAT no sabe de dónde salió, y por el cual podría suponer que el contribuyente está “lavando” dinero porque no sabe de dónde vino ese efectivo aunque haya sido ganado de manera legal. “Lo más fácil es meterte en una bolsa en la cual está queriendo meter a los narcotraficantes, a los delincuentes que tienen redes de lavado de dinero.
Desde hace muchos años se le quería cerrar la llave a la delincuencia, el problema es que no están haciendo una distinción, nos están metiendo a la misma bolsa”, aclaró.
Para esto –dijo– se reformó el Código Fiscal de la Federación, la Ley contra la Delincuencia Organizada, la Ley de Seguridad Nacional, el Código Nacional de Procedimientos Penales y el Código Penal Federal, para que el evasor fiscal, pueda ser catalogado como un delincuente organizado.
Reconoció que es un escenario de riesgo porque la autoridad fiscalizadora va a tener mucha información electrónica y la Unidad de Inteligencia Financiera, puede bloquear cuentas bancarias según su criterio.